Extreman la seguridad para los dos conciertos del año

Espectáculos

Buenos Aires se prepara para dos de sus conciertos más importantes en años: «Rolling Stones» y «U2» actuarán en el país con diez días de diferencia. El tour de los primeros, «A Bigger Bang», podría llegar a ser el más productivo de la historia de la música en términos financieros, con 400 millones de dólares en recaudación.

Faltan seis días para el primer show (el martes 21 y luego el jueves 23) en River, ambos incluidos en la gira mundial que comenzó en agosto de 2005 en Estados Unidos y continuará por Tokio, Nagoya y Europa, donde presentarán su último trabajo y gira. Mick Jagger se encargó de desmentir los rumores que sugieren que sería el último tour pero ¿habrá que creerle como cuando dijo que se retiraría a los 33 años para evitar «tocar frente a amas de casa, como Elvis»?

La última visita de los «Rolling Stones» fue en 1998 con el «Bridges to Babylon Tour», y antes habían tocado en 1995 con el «Voodoo Lounge Tour», ambos años con cinco shows en River. Esta vez se hará sentir no sólo la nostalgia de la posible despedida, sino sobre todo el efecto Cromañón: la organización destinó 700 personas a las áreas sanitarias, control de accesos, seguridad, plan de evacuación, fiscalizadores de entradas y cacheo. Se prohibirá el ingreso a toda persona que porte armas, cortantes, pirotecnia y hasta cinturones con hebillas. El operativo sanitario contará con 4 ambulancias de alta complejidad, un hospital móvil, 40 rescatadores de la Cruz Roja y 3 puestos sanitarios de atención primaria.

También se han hecho mejoras al estadio para elevar la cantidad de metros de salida y habilitar nuevas salidas de emergencia. El concierto comenzará a las 17.30 con los grupos soporte:
«La 25», luego llegará «Las Pelotas», a las 18.30 y último «Los Piojos», a las 20, antes que salgan los « Rolling Stones», a las 21.30.

Resulta curioso que lo mismo que separó a
«Los Beatles» en la época de «Let it be» es lo que hizo más fuertes a los «Rolling Stones»: sus batallas internas, el exitismo y la necesidad de esforzarse por componer como en los años dorados. La pequeña diferencia radica en que el cuarteto de Liverpool lo hizo a principio de los años '70 y se disolvió, mientras la banda que comanda Mick Jagger logró seguir vendiendo discos y realizando nuevas giras, a los 60 años.

La banda irlandesa
«U2» agotó entradas en nuestro país en tiempo récord: se vendieron 60 mil tickets para el 1 de marzo en River en 72 horas y se agotaron para el segundo concierto (2 de marzo) en 48 horas. Vuelven a tocar en la Argentina luego de ocho años, con Franz Ferdinand como grupo soporte. El cuarteto que integran Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. está embarcado en el «Vertigo Tour», presentando su décimoprimer álbum «How to dismantle an atomic bomb», que acaparó la entrega de los Grammy con cinco premios.

Con más de 25 años de carrera,
U2 logró que 4 millones de personas asistieran a los conciertos de la presente gira que al terminar dejará ganancias por 300 millones de dólares. A la banda de Bono le llegaron a ofrecer 25 millones de dólares por utilizar una canción en una publicidad de autos pero se negaron. También habían rechazado durante años las invitaciones para tocar en el Super Bowl y sólo lo hicieron después de los ataques a las Torres Gemelas, lo que obedeció a su cruzada por la paz mundial.

«Rolling»
y «U2» llegan al país en un siglo en que los rockeros ya no son lo duros que eran. No desconocen que deben sintonizar con la imagen de los tiempos que corren, entonces se vuelven fundamentalistas de la ecología, la religión, la salud y la vida sana. Comulgan con el estilo de sus seguidores, que en el caso de los jóvenes son cultores de lo «light» y lo «cool». Llegarán así unos rejuvenecidos «Stones», con muchas más cirugías de las que habían exhibido en la visita anterior, esbeltas figuras como las que lucían a los 20, producto de cuidarse de los excesos y entrenar en el gimnasio.

Llegará un
Bono famoso por su causa humanitaria, que comenzó con el clamor de paz entre irlandeses e ingleses y derivó en manifestaciones por la paz mundial, la igualdad social, reuniones con primeros mandatarios como George Bush o Tony Blair, protestas contra los países ricos y giras por Africa.

La reventa de entradas para ambos conciertos comenzó ni bien se agotaron los tickets por la vía oficial. Los precios fueron desde 83 pesos (populares) hasta 275 pesos (plateas preferenciales) en el caso de
U2, y más económicas para ver a los Stones, desde 60 pesos las populares hasta 250 pesos la platea preferencial. Proliferan hace dos meses las agencias no oficiales que ofrecen entradas por venta telefónica a 350 pesos por un campo. Vía oficial costaba 165 pesos.

En los sitios de compra-venta en Internet figuran varios vendedores de tickets que cobran desde 350 pesos por el campo y hasta 1200 pesos por una platea, con lo que se estima que aumentarán al doble durante los días de los shows. Los vendedores exhiben fotografías de las entradas para los desconfiados.

Ante la proliferación de reventa ilegal, la organización de los recitales advirtió sobre los riesgos de que se compren entradas falsas adquiridas en sitios de subastas online o en cualquier otro punto no autorizado. También se recordó que, por estar las entradas agotadas, no se habilitaría la boletería del estadio.

En Uruguay y Chile están agotados los paquetes para viajar al país a ver los
« Rolling» en combos que ofrecen pasaje en micro ida y vuelta, más entrada al campo por la suma de 660 pesos, en el caso de Uruguay. Para los chilenos se diagramaron combos con alojamiento, traslado al aeropuerto y entrada al recital por 900 pesos, pero sin aéreos. Ofrecen además otros paseos adicionales por los que hay que pagar aparte, como fiestas gauchas o noches de milonga.

El escenario que se montará en Latinoamérica para los
«Rolling» fue creado por Mark Fisher, quien se desempeña desde hace más de 20 años en las giras de esta banda, «U2», Pink Floyd, Elton John y Phil Collins, entre otros. Se emplazará un escenario en forma de «boca», sumado a su ya famoso escenario secundario que tomará la forma de una «lengua» y se extenderá por delante del escenario principal.

En cuanto a los temas del repertorio, los
Rolling interpretarán cuatro canciones de su nuevo disco y temas más antiguos como «Jumping Jack flash», que abre el show, seguido de «Let's spend the night together». También estarán «Love is strong» y clásicos como «Miss you», «Start me up» y «Brown sugar».

En el caso de U2, que volvió a su estilo característico luego de incursionar en la electrónica (tampoco retrocedieron tanto como Madonna, que en su nueva gira rendirá homenaje a los 70 y se espera que decida volver a la Argentina) se supo que contarán con siete cortinas de luces armadas con 12 mil lamparitas y una pasarela con forma de corazón, por la que pasearán The Edge y Bono, al estilo Mick Jagger.

Dejá tu comentario