Los entusiastas y los críticos

Espectáculos

Milton Nascimento dijo ayer que es reacio a los festivales de música, pero que aceptó la propuesta del Rock in Rio por sus fines humanitarios. Nascimento subirá hoy al escenario después de tres minutos de silencio, que respetarán todas las radios y canales de televisión de Brasil, e interpretará la canción «Imagine», de John Lennon. Enseguida el cantante ofrecerá un recital de cincuenta minutos en el que incluirá temas de diversas fases de su larga carrera.

El autor de «María María» adelantó además que presentará este año con Gilberto Gil en varios países de América latina un disco que ambos grabaron recientemente. Milton será sucedido en el escenario del Rock in Rio por el propio Gil, el estadounidense James Taylor, la brasileña Daniela Mercury y el británico Sting. Internacionalmente, la televisación quedó limitada a DirectTV, aunque también se podrá ver en directo, vía Internet, a través del sitio oficial del festival ( http://www.rockinrio.americaonline.com.br).

«Más que una secuencia de las dos ediciones anteriores, este Rock in Rio es un gran movimiento que pretende movilizar a un país entero a través del silencio, la música y la acción», dijo el organizador Roberto Medina, llamado por la prensa local «el Señor del Rock». Se calcula que el costo total para la organización del festival asciende a los 60 millones de dólares, tras una organización de nueve meses.

Sin embargo, la prensa no acalló algunas críticas: «Es una lástima, los grupos latinos deberían tener espacio, pero debido al tono comercial del festival quedaron afuera. Aquí no hay canales de distribución para la música latinoamericana», dijo Lúcio Ribero de «Folha de Sao Paulo», y agregó: «Rock in Rio es un proyecto faraónico, megalómano y con fuerte influencia de las compañías grabadoras. Sin embargo, también es cierto que en Brasil no suele pasar nada y esto ya es algo».

Dejá tu comentario