Netflix sigue liderando pero el streaming bajó

Espectáculos

El gigante pionero de las plataformas cuenta con 209 millones de suscriptores en el mundo, de los cuales 5,2 millones son de la Argentina. El 72% de hogares en el país aún consume tv por cable o satelital.

Cada vez son más las plataformas de contenidos y el espacio que ocupan las series en las conversaciones cotidianas, pero no hay que perder de vista que sólo se trata de un hábito cultural y de nicho, si se tiene en cuenta que Netflix ostenta 5.2 millones de suscriptores en la Argentina (y atrás quedan las otras), contra un 72% de hogares que consume TV por cable y satelital a nivel nacional, según los últimos datos de ATVC y que incluyen Cablevisión, Telecentro y Directv, entre otras.

De modo que de los más de 40 millones de habitantes del país, 28.8 millones cuentan con el servicio tradicional de TV y apenas lo que representa una tercera parte de la población de Buenos Aires cuenta con el servicio de Netflix. Aunque Argentina ostente 68% de acceso a internet, siempre con un promedio que varía por región y queda por debajo de Uruguay, con 75%, el porcentaje que contrata plataformas de contenidos como Netflix o Disney es significativamente bajo.

Netflix sigue siendo el líder global con 209 millones de suscriptores en el mundo y los 5.2 millones mencionados en Argentina, dejando a Amazon, Disney y otras por debajo, evidencian que se trata de un negocio con margen para la expansión. De ahí el vertiginoso desembarco de servicios OTT durante el último año, como Pluto TV, Disney+, Paramount+, HBO Max y Star+, a las que se suman en Argentina Qubit, Acorn TV, Mubi; Cont.Ar y los operadores telco que aportan sus propuestas como Flow, Movistar Play, Claro Streaming, DirecTV Go y Telecentro Play.

Según datos de Flow, en 2020 se registraron 383 millones de views en todos los dispositivos, y en 2021, hasta agosto, 170 millones, lo que habla de una proyección que registrará caída de consumo este año, en relación al auge del streaming en pandemia y con cuarentena extensa mediante. El año pasado con emergencia sanitaria y encierro se registró un récord impensado, mientras actualmente se volvió a un consumo más normal y habitual, que si se compara con 2019 indica crecimiento.

En cuanto a dispositivos, el más usado para ver contenidos fue el teléfono (48%), seguido por la computadora (32.2%), en tercer lugar se ubicó la tablet (13.4%) y cuarto el Smart TV (4.4%). Tal tendencia demuestra que al consumo de contenidos vía plataformas no se le puede llamar consumo de TV, siendo un hábito completamente diferente.

El contenido y distribución son claves en el negocio. En esa línea, Netflix y Disney+ trabajan más en contenido original, en tanto HBO Max o Paramount+ recurren además a alianzas y acuerdos con operadores de TV paga locales. Por caso, la oferta gratuita de Paramount vía Flow, o el convenido de Disney+ con Latam Pass que regala 1.000 millas a quienes contraten el plan anual. Mercado Libre y Mercado Pago brindan hasta cuatro meses gratis con descuentos para Paramount+ y HBO Max.

Otra forma de sumar abonados son los días de prueba, aunque no son pocos los que prefieren evitar esa modalidad para ahorrarse el trámite engorroso de darse de baja. Hasta ahora líder, Netflix se permite aumentar su precio y queda muy por encima de la competencia: cobra 913,77 el plan standard y hay más costosos; en tanto todo el resto no llega a los 400 pesos. Tener Netflix cuesta el doble que cualquiera de los competidores: Disney cobra 385 por mes; HBO Max 286; Paramount Plus 300 y Amazon 316.

También por su liderazgo, Netflix medía el éxito de sus programas con los engañosos views, ofreciendo como visualización cualquier contenido que se reprodujese durante un mínimo de dos minutos. Ahora, a raíz del recrudecimiento de la competencia y los cambios en las tendencias de consumo, la plataforma se basa en la cantidad de horas totales que se ha visto una película o programa en lugar de la cantidad de suscriptores o cuentas que lo inician. Ted Hastings, su CEO, se refirió a reflejar mejor ¨el compromiso y la satisfacción de los espectadores. Comportarse una manera más honesta como plataforma¨. Pero en rigor se trata de una forma más realista de rastrear y medir la popularidad de un contenido, cuando el tradicional rating dejó de ser útil para detectar conductas y ante el imperio del algoritmo.

Netflix busca así reflejar con mayor exactitud la atracción del público y el ejemplo, más allá de ¨El juego del calamar¨, es ¨Los Bridgerton¨. Como confirmó la empresa, la serie acumuló 625 millones de views para la primera temporada, un récord histórico, y 82 millones de cuentas que sintonizaron la serie.

En relación a los contenidos de todas las plataformas, sin distinción, a la hora de disponerse a buscar algo para ver es frecuente pasarse horas frente al display sin encontrar nada, lo que equivale al viejo zapping en el que se pasan los canales como en una nebulosa. Y resulta más frustrante aún cuando se pagan varias plataformas. Tanto material disponible para ver, muchas veces redunda en nada para ver, si no se hizo una selección previa o se llega con una recomendación concreta de qué se quiere ver. No son pocos los que abandonaron las series y quieren volver a las películas, empezar y terminar una historia en una noche, algo que siempre fue lo más natural en cine o TV y hoy se ha tornado una misión imposible.

Temas

Dejá tu comentario