Coronavirus y transporte

Información General

El año pasado, y pese a estar en plena campaña electoral, el Congreso dio respuesta a una insólita demora -antecedentes dan cuenta de ello- y sancionó la creación de la Junta de Seguridad en el Transporte (JST), para separar al Estado de sus funciones simultáneas de “juez y parte” en la investigación de siniestros.

Es decir, una institución multimodal técnica que incluye a los medios aeronáutico, automotor, ferroviario, y fluvial o marítimo, que además cuenta con autarquía económico-financiera -organismo descentralizado en la órbita del Ministerio de Transporte-, personalidad jurídica propia y capacidad para actuar en el ámbito del derecho público y privado.

En medio de la pandemia y con cuarentenas en distintas partes del mundo, el organismo que comanda Julián Obaid forma parte de una investigación global sobre el impacto del coronavirus en el transporte, junto a entidades similares como la Finnish Safety Investigation Authority, de Finlandia, y la Dutch Safety Board, de los Países Bajos.

El objetivo principal, según pudo conocer Ámbito, “es indagar en las estrategias y prácticas de gestión de la crisis pandémica destinadas a asegurar la continuidad de las operaciones en los diferentes modos de transporte, para luego evaluar su impacto sobre la seguridad operacional”. El trabajo está trazado en cuatro etapas: análisis y formulación, planificación, ejecución y cierre.

Es decir que la JTS, primer organismo multimodal de seguridad en el transporte de América Latina, recopilará la información de lo ocurrido en el país desde el inicio de la pandemia para proyectar el potencial impacto sobre la continuidad operativa, y la seguridad operacional y sanitaria del transporte. Por la cuarentena y servicios desconectados o a media máquina, el estudio cobrará importancia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora