Descubren en el fondo del océano un tesoro de plata y oro por un valor de u$s 500 millones

Información General

Una empresa norteamericana de exploración submarina anunció hoy haber descubierto en el océano Atlántico los restos de un navío colonial y rescatado unas 17 toneladas de monedas de oro y plata por un valor de alrededor de 500 millones de dólares, que fueron trasladadas a Estados Unidos en un operativo secreto.

Los buzos estaban buscando los restos de la nave inglesa "Sussex" cuando hallaron el tesoro en la cubierta hundida de otro navío, bautizado con el nombre ficticio de "Black Swan".

Tras reponerse de la sorpresa, llevaron las monedas a superficie, las embalaron en contenedores plásticos y contrataron un avión charter estadounidense que los esperó en la isla de Gibraltar para llevarlos de regreso a su país.

El avión contratado por la Odyssey Marine Exploration -que tiene su base en Tampa, Florida- aterrizó "recientemente" en Estados Unidos en medio de un operativo digno de una película de aventuras.

Ahora se espera que los derechos del tesoro sean resueltos ante la justicia norteamericana, aunque se prevé que lo recaudado vaya a parar a las arcas de la Odyssey Marine, después de pagar hasta 50 por ciento en impuestos al gobierno de Londres.

"Creo que se trata de un hallazgo sin precedentes para la era colonial", dijo a la prensa el coleccionista Nick Bruyer, quien tuvo la chance de examinar algunas de las 500.000 monedas.

Se espera que las piezas se vendan a un promedio de mil dólares cada una. Para la Odyssey Marine se trata además de un oportuno golpe de suerte financiero.

La empresa, que cotiza en bolsa, había reportado pocos días atrás una pérdida de 3,8 millones de dólares para el primer trimestre de este año, comparado con una pérdida de 3,9 millones en el mismo periodo del año anterior.

Según documentos presentados ante la justicia y filtrados a la prensa, el navío -que se presume fue encontrado en aguas frente a las costas de Gran Bretaña- navegó hace unos 400 años bajo la bandera inglesa.

Los dueños de Odyssey Marine descartaron dar detalles sobre la posición exacta del naufragio para evitar la llegada de curiosos y de aventureros que puedan poner en peligro a sus buzos y al tesoro.

Poco tiempo atrás la empresa, fundada hace tres años, había presentado una petición para obtener los derechos de lo que encontraran entre los restos de un navío hundido frente al Canal de Inglaterra, pero se desconoce si se trata de la misma embarcación.

Bruyer, el experto en numismática, se adhirió al secreto impuesto por Odyssey Marine y se negó a brindar detalles sobre las monedas, de las cuales se desconoce procedencia y valor nominal.

El secreto, señalaron comentaristas, ayudará además a preservar el valor de las monedas en las eventuales futuras ventas y subastas, las cuales se realizarán periódicamente para estimular el interés de los coleccionistas.

John Morris, el presidente de la empresa, aseguró que los buzos trataron los elementos hallados "con guantes" para mantener al máximo el valor arqueólogico de las monedas.

Además, añadió, "estamos relevando y documentando el sitio, que creemos tendrá un inmenso significado histórico". Antes de empezar a generar pérdidas, la empresa había tenido otro golpe de suerte en 2003, cuando rescató un tesoro naufragado junto al navío estadounidense "Republic off Savannah".

Las finanzas de la Odyssey Marine saldrán nuevamente del rojo ahora gracias al hallazgo del "Black Swann". Hasta ahora, el mayor tesoro descubierto en las profundidades del océano era el del galeón español "Nuestra Señora de Atocha", hundido por un huracán frente a las costas de Florida en 1622.

El cazador de tesoros Mel Fisher lo encontró en 1985 y recaudó beneficios por unos 400 millones de dólares gracias a las monedas y otros elementos rescatados.

Dejá tu comentario