27 de junio 2007 - 00:00

El 90% de los argentinos vive en ciudades

El 90 por ciento de los argentinos vive actualmente en conglomerados urbanos, en un proceso de migraciones internas que será aún más notorio cuando en 2050 la población total del país supere los 51 millones de habitantes.

Así se desprende de un informe sobre demografía a nivel mundial realizado por las Naciones Unidas y que la delegación local de ese organismo difundió en Buenos Aires.

La principal conclusión del estudio global sobre el comportamiento demográfico indica que a nivel mundial es cada día mayor la migración de las poblaciones desde el campo hacia las ciudades, de modo tal que la mitad de los habitantes de la Tierra ya vive en los tramados urbanos.

Sin embargo, este proceso de "urbanización" de la población es un fenómeno que se está dando con una fuerza inusitada en América Latina, y especialmente en países como Venezuela, Uruguay y Argentina.

De acuerdo con la información de las Naciones Unidas, Venezuela es el país con su población más urbanizada del continente, ya que el 94 por ciento de sus habitantes están radicados en ciudades.

En segundo lugar se encuentra Uruguay (con el 92 por ciento de población urbana) y en el tercer escalón se ubica la Argentina (con el 90 por ciento), mientras que en el otro extremo se encuentra Paraguay que aún conserva el 40 por ciento de su población en zonas rurales.

Las revelaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) indican que América del Sur es la región más urbanizada con un 82 por ciento de su población en ciudades, seguida por Estados Unidos y Canadá, con el 81 por ciento.

Europa, a su vez, tiene el 72 por ciento de sus habitantes en ciudades, mientras que Oceanía posee el 71 por ciento de su población en las urbes.

En Asia, quienes se han trasladado del campo a las ciudades es apenas el 41 por ciento del total, mientras que en África el 61 por ciento aún habita en zonas rurales.

La oficial de enlace del Fondo de Población de la ONU en la Argentina, María del Carmen Feijoó, sostuvo que se asiste a un "despoblamiento del campo", que no tiene que ver únicamente con la búsqueda de mejores oportunidades personales en las ciudades, sino también con las nuevas tecnologías de producción agrícolas, que permiten aumentar la producción con menos mano de obra.

De acuerdo con las cifras difundidas por la ONU, en el año 1900, en todo el mundo, de cada diez habitantes uno era urbano; en 1950, tres de cada diez; y ahora, uno de cada dos vive en una ciudad.

Al respecto, Feijoó explicó que se trata de una tendencia "irreversible", y advirtió sobre los problemas de sustentabilidad que este fenómeno podría acarrear, especialmente en la administración del agua y los residuos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar