El Papa declaró beato a Ceferino Namuncurá

Información General

El papa Benedicto XVI firmó ayer en Roma el decreto sobre el milagro de curación ocurrido hace siete años y atribuido a la intercesión del venerable Ceferino Namuncurá, que se transformará de este modo en el primer beato de origen mapuche y en el quinto nacido en territorio argentino.

De este modo, quedó todo dispuesto para que Namuncurá, conocido como el "lirio de la Patagonia", sea beatificado el próximo 11 de noviembre, en una ceremonia que podría realizarse en la localidad rionegrina de Chimpay, donde nació el joven mapuche en 1886.

Ceferino, hijo del cacique mapuche Manuel Namuncurá y nieto del célebre caudillo Calfucurá, ingresó muy joven a la orden salesiana tras la cruenta campaña del desierto y dedicó su vida a la religión con tal ahínco que su obra es todavía hoy venerada.

La agencia religiosa AICA informó que el Sumo Pontífice rubricó la notificación durante una audiencia que mantuvo con el prefecto para la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal José Saraiva Martins.

La ceremonia de beatificación del "santo indiecito", como también se le llama a Namuncurá, se realizará el 11 de noviembre, muy probablemente en la localidad de Chimpay, aunque esa decisión deberá adoptarla la Conferencia Episcopal Argentina.

La sesión de cardenales y obispos que forman parte de la Congregación para las Causas de los Santos había aprobado por unanimidad, durante la sesión del 15 de mayo, el milagro atribuido a la intercesión del venerable Siervo de Dios Ceferino Namuncurá.

El camino a la canonización por la Iglesia católica contempla cuatro estadios: Siervo de Dios, Venerable, Beato y, finalmente, Santo.

El secretario de la Congregación para las Causas de los Santos, monseñor Michele Di Ruberto, explicó que el que se le reconoce a Ceferino "es un milagro espléndido, que honra al próximo santo, a la Iglesia y a toda la familia salesiana".

El milagro, que ahora se aceptó como tal, es el caso de una mujer de Córdoba, que tenía 24 años y que se curó en forma instantánea e íntegramente de un cáncer de útero, y hasta pudo concebir nuevamente por la intercesión de Namuncurá.

De acuerdo con las conclusiones de la Iglesia, este hecho es "para la ciencia es absolutamente inexplicable" y esto "fue corroborado con estudios médicos anteriores y posteriores de la mujer, que acreditan la desaparición de la enfermedad".

Este milagro atribuido a Ceferino se produjo en 2000, año del Jubileo Cristiano, cuando la familia de esta joven con cáncer de útero pidió intensamente la intercesión de Ceferino ante Dios para salvarle la vida.

La causa llegó a Roma desde Córdoba, donde durante cuatro años se estudió y altas fuentes de la iglesia indicaron que fue bastante rápido el tratamiento del caso.

El padre Enrico Dal Cóvolo, postulador de la causa de Ceferino en Roma, informó que a principios de diciembre pasado "la consulta médica de la Congregación para la Causa de los Santos dictaminó que, desde el punto de vista clínico, la curación sometida a su juicio científico, era inexplicable".

"Se ha avanzado rápidamente en ella. Yo creo que esto es una señal de la Providencia que sirve a legitimar un culto tan popular que la gente del pueblo en Argentina dirige a Ceferino", dijo el sacerdote salesiano.

Dejá tu comentario