Murió una joven en un hospital bonaerense por un aborto clandestino

Información General

Menos de una semana después de que el Senado sepultara el proyecto de aborto legal en el Congreso rechazando la media sanción que provenía de la Cámara de Diputados, una joven mujer perdió la vida en Argentina tras realizarse un aborto clandestino.

Liz, de 24 años, se encontraba internada desde el domingo. Había ingresado de urgencia a la guardia del hospital Belgrano, en San Martín, con un shock séptico, luego de que se le generalizara una infección por haberse realizado un aborto con una rama de perejil.

Tras realizarle una histerectomía de urgencia, fue trasladada a un hospital de mayor complejidad en Pacheco, donde finalmente falleció esta madrugada en la terapia intensiva. Liz era madre de dos hijos.

Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir emitieron un comunicado en el que lamentaron el fallecimiento de la joven y recordaron que "la clandestinidad mata".

"Como señalamos, desde el 8 de agosto, cada muerta y presa por abortar, es responsabilidad del Poder Ejecutivo Nacional y de los 40 senadoras y senadores, integrantes del Poder Legislativo, que se abstuvieron o votaron en contra de nuestro derecho a la vida, a la salud y al reconocimiento de nuestra dignidad", indicaron en el texto.

"¿Cuántas mujeres y personas gestantes muertas más van a necesitar para entender que el aborto debe ser legal, seguro y gratuito en Argentina?", continuaron.

Por su parte, la diputada del partido Obrero, Romina del Plá, declaró que las muertes de mujeres y niñas por abortos inseguros "son un crimen de Estado". "Tienen responsables con nombre y apellido: las Iglesias católicas y evangelistas que operaron hasta el final contra el derecho de las mujeres a decidir y los senadores de todos los bloques políticos que han decidido perpetuar los abortos clandestinos".

Dejá tu comentario