Paros entierran pacto Kirchner-Moyano

Información General

Los sindicatos olfatearon esta semana las heridas abiertas que debilitan al gobierno nacional tanto en Santa Cruz, donde las escuelas están cerradas desde hace más de 40 días, como en la Casa Rosada, que el miércoles se vio obligada a desplazar a dos funcionarios por el caso Skanska, y provocaron una avalancha de huelgas que amenaza con paralizar no sólo al transporte sino también a la Justicia.

El brote de reclamos sindicales, que incluye a docentes, transportistas, empleados públicos, telefónicos y hasta la administración de Justicia, ya está arrinconando al gobierno y a punto de paralizar también a la Capital Federal, a dos semanas de las elecciones para jefe de Gobierno porteño. Parece no haber sido suficiente el techo de 16,5% de aumento pactado entre Néstor Kirchner y Hugo Moyano para saciar la sed de mayores recursos de los popes sindicales. La embestida gremial de esta semana demuestra que ni el Presidente ni el jefe de la CGT parecen ser interlocutores válidos para muchos de los gremios que intensificaron en estos días sus medidas de fuerza. El transporte y la Justicia, un servicio y un derecho elemental en cualquier país civilizado, fueron un lujo del que los porteños se vieron privados a causa de las medidas de fuerza de los gremios.

Ayer los subtes no funcionaron a raíz de un paro lanzado por los delegados de todas las líneas, a pesar de que durante la madrugada la conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) había alcanzado un acuerdo salarial con la empresa Metrovías, concesionaria del servicio. Ocurre que más allá de las negociaciones que encare la UTA, la base sindical está integrada por representantes de la izquierda trotskista, muchos de ellos del Partido Obrero, que se niegan a acatar las decisiones de sus supuestos representantes gremiales.

Desde las 5 de la mañana, cuando debían comenzar los servicios de las cinco líneas de subtes y el Premetro, se inició un paro por 24 horas dispuesto en asambleas, por lo cual la actividad estaba totalmente paralizada, según dijeron los delegados.

La UTA reclamaba un aumento salarial retroactivo al 1 de marzo pasado, que debería tener vigencia hasta marzo del año que viene. En torno a ese acuerdo se establecía que se incorporarán a los sueldos básicos de los trabajadores la sumas no remunerativas que viene cobrando el personal.

El Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada aún no logra destrabar la crisis de los docentes de Santa Cruz y ya debe asumir una nueva avalancha de reclamos que obligó a que la sede de la Dirección de Relaciones Laborales, en la avenida Callao al 100, auxilie a las oficinas de Tomada. También plenario de delegados de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) dispuso un paro nacionalde 24 horas para el lunes 21, sin concurrencia a los lugares de trabajo, en reclamo del cobro de una deuda salarial, según informó el dirigente gremial Julio Piumato. El sindicalista adelantó que el plenario resolvió además otro paro de 24 horas para el jueves 24 en el interior del país y a partir de las 9 en la Capital Federal, con movilización hacia el Consejo de la Magistratura, también en demanda de la designación de 1.078 « meritorios» y una mejora salarial para este año.

Ante tremenda paralización de los servicios públicos y un creciente caos de tránsito, ni siquiera es posible escapar del país en un vuelo desde Ezeiza (ver nota aparte). La crisis de los radares y el paro de los trabajadores de LAN Argentina, filial local de la chilena LAN Airlines, mantenía ayer paralizados los vuelos de la firma por cuarto día consecutivo, en reclamo por mejoras de sus condiciones laborales. La huelga es realizada por pilotos, técnicos, tripulantes de cabina y personal de tierra de LAN Argentina, quienes el miércoles sostuvieron una maratónica negociación con directivos de la compañía y funcionarios del gobierno nacional, que no llegó a buen término.

También la Federación de Obreros, Empleados y Especialistas de los Servicios e Industrias de las Telecomunicaciones (Foeesitra), una de las dos organizaciones telefónicas nacionales, ratificó ayer el paro de 12 horas del viernes y de 24 del lunes en demanda de un aumento salarial de 25% en todas las categorías.

Dejá tu comentario