17 de mayo 2006 - 00:00

Piden a Cuba que la madre de Molina viaje a la Argentina

La madre de la médica cubana disidente Hilda Molina sufrióun accidente. Su nieto recurrió a la Cancillería para que seaatendida en Buenos Aires.
La madre de la médica cubana disidente Hilda Molina sufrió un accidente. Su nieto recurrió a la Cancillería para que sea atendida en Buenos Aires.
La Embajada argentina en Cuba está realizando gestiones «humanitarias» para que un médico de nuestro país se haga cargo con urgencia de la madre de la opositora Hilda Molina, luego del accidente doméstico que sufrió en La Habana.

La acción diplomática se gestó a través de Roberto Quiñónez Molina, nieto de la mujer de 87 años (que vive en la Argentina junto a su esposa e hijos) cuando hiciera llegar un pedido de intervención del canciller Jorge Taiana para que «la mujer sea internada en un hospital para funcionarios extranjeros o bien que intercedan ante el gobierno de Fidel Castro para que pueda viajar a la Argentina y tratarse en algún hospital de aquí», dijo el familiar de la accidentada.

  • Politraumatismos

  • Días atrás, la madre de la reconocida médica cubana Hilda Molina, Hilda Morejón, se levantó en la madrugada para ir al baño, se resbaló y cayó al piso. Su hija Hilda no pudo socorrerla y la mujer sufrió graves traumatismos en todo el cuerpo.

    «Mi abuela necesita que la atiendan urgentemente ya que el sangrado es continuo y puede provocarle una hemorragia bastante grave», relató Quiñónez, su nieto, quien también es médico al igual que su madre, y tienen serios temores de que pueda ocurrir algún tipo de abandono o sufrir alguna otra agresión por su posición contraria al gobierno. La semana pasada, tanto madre como hija sintieron un fuerte golpe en la ventana de su departamento que interrumpió el sueño de las dos mujeres. Al menos media docena de hombres irrumpieron en la casa durante dos horas para realizar destrozos e insultarlas y amenazarlas. 

    Hilda Molina denunció que fue atacada por seguidores de Fidel Castro, quienes pusieron en riesgo la delicada salud de su madre. «Sería imposible que la misma gente que amedrentaban a los gritos a mi abuela y a mi madre, ahora sea la que la atienda en un hospital cubano», aseguró Quiñónez.

    El secretario de la Embajada argentina en Cuba, Eduardo Gómez, visitó la casa de las dos mujeres para acompañarlas y aseguró que a Morejón «la están asistiendo».

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar