La CPI investigará crímenes de guerra en Afganistán

Mundo

Se trata de delitos cometidos por la CIA, soldados de Estados Unidos y Afganistán, y los talibanes. Washington denunció el fallo como una "venganza política"

La Sala de Apelación de la Corte Penal Internacional (CPI) autorizó este jueves a que se abra una investigación formal por crímenes de guerra cometidos en Afganistán tanto por los talibanes como por fuerzas afganas y de Estados Unidos, tras aceptar la apelación presentada por la fiscal jefe, Fatou Bensouda.

La investigación que quiere la fiscal de la CPI apunta, entre otras cosas, a las atrocidades presuntamente cometidas por los soldados estadounidenses en ese país, donde Estados Unidos libró la guerra más larga en su historia: 19 años. Asimismo, fueron presentadas denuncias sobre torturas contra la CIA.

Pese a que las acusaciones de crímenes de guerra y de lesa humanidad no sólo recaen sobre Estados Unidos, la reacción del gobierno de Donald Trump fue de furia.

El secretario de Estado Mike Pompeo se manifestó de inmediato ofuscado por una "decisión irreflexiva que tiene lugar pocos días después de que Estados Unidos firmara un histórico acuerdo de paz concerniente a Afganistán".

"Tenemos pruebas que apuntan a que hubo esfuerzos para dar información falsa al CPI", agregó, sin dar detalles.

Secretary Pompeo on Twitter

Pompeo advirtió que la administración Trump tomará "todas las medidas necesarias para proteger" a los ciudadanos de las actividades de este tribunal "ilegal del que Estados Unidos no es parte".

Según el secretario de Estado, la investigación del CPI debería servir de "recordatorio" de lo que ocurre cuando los organismos multilaterales carecen de un liderazgo "responsable" y se convierten "en un vehículo para venganzas políticas".

Estados Unidos y los talibanes firmaron, el 29 de febrero, un acuerdo histórico que abre la vía a una retirada total de las tropas estadounidenses de Afganistán.

La guerra en Afganistán provocó más de 100.000 víctimas civiles, muertas o heridas, sólo en el periodo 2009-2019, según la ONU.

"La fiscal está autorizada a comenzar una investigación por presuntos crímenes cometidos en el territorio de Afganistán después del 1 de mayo de 2003 ", declaró el juez Piotr Hofmanski, anulando la decisión en primera instancia.

Los jueces de la CPI, con sede en La Haya, se habían negado a autorizar, en abril, la apertura de una investigación al considerar que eso "no serviría a los intereses de la justicia".

Desde que asumió, Donald Trump se opuso a que la CPI, un tribunal fundado en 2002 para juzgar las peores atrocidades cometidas en el mundo, abriera cualquier investigación sobre Afganistán.

Estados Unidos anunció a mediados de marzo de 2019 unas sanciones sin precedente contra ese tribunal internacional, con restricciones de visado a cualquier persona "directamente responsable" en una eventual investigación "contra soldados estadounidenses".

La CPI envía de esta manera "una señal a los potenciales autores de atrocidades, y es algún día la justicia los va a alcanzar", celebró en un comunicado Param-Preet Singh de Human Rights Watch (HRW).

Dejá tu comentario