Elecciones en México: el PRI avanzó en un comicio clave de cara a la sucesión presidencial

Mundo

El opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México obtuvo en las urnas la mayoría de las 12 gobernaciones en disputa en México, pero se encaminaba a perder dos o incluso tres bastiones que gobernó durante más de 80 años, según resultados preliminares oficiales.

En caso de confirmarse las tendencias, el PRI dejará de gobernar en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, al perder ante alianzas anti-PRI formadas por el Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el presidente Felipe Calderón, y agrupaciones de izquierda.

El escenario abre el camino para futuras alianzas entre fuerzas ideológicamente contrapuestas, con el fin de bloquear las aspiraciones del PRI de recuperar dentro de tres años la Presidencia, que ocupó entre 1929 y 2000.

"Se puede impedir el regreso del viejo régimen priísta autoritario", dijo el presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), Jesús Ortega, que se alió con el PAN, pese a que su partido acusó de fraude en 2006 a Calderón.

Los resultados parciales señalan que el PRI aventaja a sus rivales en Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo, Hidalgo y Tamaulipas, así como en Durango, aunque de manera estrecha. Además, arrebató al PAN Aguascalientes y Tlaxcala, en tanto que obtuvo Zacatecas, gobernado por el PRD.

En Oaxaca, donde el gobierno priísta es acusado de caudillismo y violaciones a los derechos humanos, la alianza lo aventaja con 49,97 por ciento frente a 42,37 por ciento del PRI, con 15,45 por ciento del cómputo.

En tanto, en Puebla la coalición iba delante con 55,46 por ciento y el PRI llevaba 39,24 por ciento, con un avance de 32,86 por ciento del total de actas.

En Sinaloa, el recuento oficial daba, de manera preliminar, 51,8 por ciento a la alianza frente a 46,03 por ciento del PRI, con 19,7 por ciento del cómputo.

La jornada electoral para renovar 12 gobernadores, más de mil alcaldes y unos 500 diputados se desarrolló en términos generales con tranquilidad, pese a algunos incidentes políticos y la aparición de cuatro cadáveres colgados de puentes en la ciudad de Chihuahua.

En Tamaulipas, donde fue asesinado hace seis días el candidato del PRI Rodolfo Torre Cantú, que era el favorito, ganó su hermano Egidio, con 62,2 por ciento.

Los comicios fueron la última gran cita electoral antes de las presidenciales de 2012 para suceder a Calderón, en las que el PRI pretende recuperar la Presidencia. Fueron convocados a votar 30,5 millones de mexicanos.

Dejá tu comentario