Irán permitiría inspecciones si el caso no llega al Consejo de Seguridad de la ONU

Mundo

Teherán (ANSA).- Irán anunció ayer que permitirá visitas sorpresivas de inspectores en el marco de un plan de colaboración si el litigio por sus programas nucleares retorna a jurisdicción de la Agencia Internacional para la Energía Atómica, propuesta que Estados Unidos rechazó de inmediato.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, pidió independencia al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, organismo que según opinó "debe salvar la cara y no ser un instrumento en las manos de algunas grandes potencias".

Irán "no tendrá diálogos con nadie sobre sus legítimos derechos al uso pacífico de la energía nuclear", dijo el presidente, y advirtió: "Esta es nuestra línea roja, que no traspasaremos".

La AIEA presentó el viernes el reporte sobre Irán, en el cual sostuvo que Teherán incumplió las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU, organismo que sanciona países, e incluso profundizó sus planes nucleares.

La propuesta expresada ayer por Irán a través de una carta enviada al director general de la AIEA, Mohamed El Baradei, por el jefe de los negociadores en materia nuclear, Ali Larijani, fue rechazada por Estados Unidos, que pugna por sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU y habló sostenidamente de uso de la fuerza.

"Las declaraciones de hoy (ayer) no cambian nuestra posición de que el gobierno iraní debe renunciar a sus ambiciones nucleares, ni influencian nuestra decisión de ir adelante en el Consejo de Seguridad", dijo el portavoz Blaine Rethmeier.

Rusia, país con derecho a veto en el Consejo de Seguridad, que rechaza la aplicación de sanciones contra Irán, reclamó ayer a Teherán la suspensión de sus programas.

El canciller, Serguei Lavrov, mantuvo una conversación telefónica con su colega iraní, Manuchehr Mottaki, un día después de la presentación del reporte por parte de la AIEA.

"La parte rusa ratificó que es necesario y urgente que Irán realice pasos concretos para recuperar la confianza en su programa nuclear, suspendiendo la actividad científica y de investigación sobre enriquecimiento de uranio", sostuvo la cancillería rusa en un comunicado.

Rusia reclamó "plena colaboración con la AIEA para esclarecer las últimas cuestiones sobre el programa nuclear iraní", agregó el mismo texto, que reporta el diálogo entre los cancilleres.

Irán, dijo el vicepresidente del organismo de Teherán para la energía atómica, Mohamed Saidi, permitirá controles sorpresivos en sus plantas si el Consejo restituye el caso a la AIEA.

Teherán presentará en tres semanas, bajo esa condición, un plan de cooperación para "remover todas las dudas y responder a todas las preguntas" sobre sus programas nucleares, con habilitación incluso para esa modalidad de inspección.

Las inspecciones sorpresivas están previstas en el protocolo adjunto del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), que Irán aplicó durante dos años, aunque en forma provisoria.

Estados Unidos y países europeos acusan a Irán de esconder objetivos militares en un escenario de planes nucleares con metas pacíficas y reclaman que Teherán no cuente con el recurso para enriquecimiento de uranio, que permite tanto la producción de energía como la construcción de armas atómicas.

Irán sostiene que esos planes, que defiende como parte de su derecho soberano, tienen desarrollo bajo normas de no proliferación, orientados a la producción de combustible para sus centrales eléctricas.

Saidi ratificó, al mismo tiempo, que Teherán mantiene planes para la instalación de 3 mil centrífugas supersónicas, recurso que le permitirá desarrollar a escala industrial las actividades para enriquecimiento de uranio.

El gobierno iraní, dijo el funcionario, utilizará "instrumentos más avanzados" que superen los niveles de enriquecimiento logrados con centrífugas P1.

"No hablo de las centrífugas P2, sino de maquinarias aún más avanzadas", sostuvo Saidi.

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, consideró hoy necesario lograr un acercamiento "lo más gradual posible" para mantener "consenso en la comunidad internacional".

"Nos gustaría mucho que existiese un acercamiento lo más gradual posible para que se pueda mantener el consenso en la comunidad internacional, lo cual será el mejor modo de hacer cambiar de posición a Irán", dijo Solana, al margen de un seminario en Bruselas.

El reporte de la AIEA "no dice nada que no sepamos. Desde este punto de vista, la situación no es por cierto buena", sostuvo el funcionario europeo, y dijo que ninguna de las partes propuso hasta hoy acciones militares.

"La posición europea es continuar manteniendo el máximo apoyo de la comunidad internacional, buscando ir adelante en el Consejo de Seguridad con una resolución", manifestó Solana.

Los ministros de Exteriores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, China, Gran Bretaña, Francia y Rusia- más Alemania, se reunirán el 9 de mayo en Nueva York para discutir el tema.

La reunión será preparada por un encuentro previo de los directores de Asuntos Políticos de los mismos países, prevista el 2 de mayo en París.

Estados Unidos y los países europeos pugnan por someter a sanciones a Irán, con oposición de Rusia y China.

Washington, incluso, reclama el recurso al Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, que prevé sanciones económicas y políticas, pero también el uso de la fuerza.

Dejá tu comentario