Pakistán: 30 muertos durante disturbios por juez destituido

Mundo

Al menos 30 personas murieron hoy en disturbios en Karachi, sur de Pakistán, tras la llegada a la ciudad de un juez de la Corte Suprema removido por el presidente Pervez Musharraf, y erigido por la oposición como símbolo de la defensa de los derechos humanos contra la represión.

Los enfrentamientos causaron además un centenar de heridos, en lo que se considera el peor desafío a Musharraf en sus ocho años en el poder.

La mayoría de las víctimas pertenecen al principal partido de oposición paquistaní, el Partido Popular (PP), que tiene como líder a Benazir Bhutto, y otros grupos de oposición, dijo una fuente del PP.

Testigos manifestaron que hubo enfrentamientos con armas de fuego entre militantes del partido Muttahida Qaumi Movement (MGM), cercano al gobierno, y el opositor PP.

Fuentes de las fuerzas de seguridad hablaron más temprano de al menos un policía muerto.

"El balance de los incidentes ascendió a 30 muertos y más de 100 heridos, todavía internados en diversos hospitales.

Algunos de ellos están graves", dijo un funcionario del ministerio del Interior.

El número de muertos fue confirmado, aunque con la precisión de que pueden aumentar, por un exponente del PP que pidió permanecer anónimo.

"Es terrorismo de Estado. El gobierno de la provincia del Sindh es responsable, pero no nos retiraremos", dijo a la prensa local Sherry Rehman, portavoz del PP.

La televisión mostró imágenes de hombres armados con Kalashnikov que disparaban a vehículos.

Los disturbios se produjeron durante una manifestación para respaldar al presidente de la Corte Suprema Iftikhar
Chaudry, suspendido el 9 de marzo por el presidente paquistaní, Pervez Musharraf.

Musharraf considera que el presidente de la Corte incurrió en abusos en el ejercicio de sus funciones y acusó a los grupos que lo respaldan de intentar canalizar en forma política el episodio.

Observadores locales dijeron que el presidente busca el alejamiento de Chaudhry para sustituirlo con vista a la propuesta para renovación de su mandato.

Las fuerzas de seguridad desplegaron un amplio operativo en Karachi ante el arribo del presidente de la Corte Suprema, con bloqueos de calles y accesos a la ciudad.

La ciudad fue dividida en tres zonas de seguridad y 17 áreas fueron declaradas de alto riesgo.

Medios de prensa oficiales aseguraron que el presidente, Pervez Musharraf, desestimó la posibilidad de proclamar el estado de emergencia en la ciudad.

Dejá tu comentario