Regresó a Francia uno de los rehenes secuestrados por talibanes

Mundo

Paris, (ANSA) - El voluntario francés Eric Damfreville, rehén de los talibanes en Afganistán durante más de un mes, regresó ayer a Francia y aseguró que fue "bien tratado", pese a su evidente deterioro físico, en tanto empezaron a circular rumores sobre un presunto pago por su liberación.

Damfreville, miembro de la organización humanitaria "Terre d'Enfance", había sido secuestrado el pasado 3 de abril junto a otra voluntaria francesa, liberada el 28 de abril, y tres colaboradores afganos, que siguen como rehenes.

El voluntario bajó de un avión procedente de Kabul en la base de Vélizy-Villacoublay, llevando una venda en el ojo derecho, un soporte en el cuello y envuelto en una frazada.

Fue recibido por el ministro de Exteriores francés, Philippe Douste-Blazy, y el presidente de la ONG, Antoine Vuillaume.

"He sido bien tratado. No hubo maltratos. Mi estado se debe sobre todo a lo rústico y la dureza de mi detención en el sur de Afganistán", declaró Damfreville, que llamó de inmediato a la liberación de los tres afganos aún prisioneros.

"Tengo gran alegría de estar aquí esta mañana, y será aún más grande cuando Azrat, Rasul y Hashim, mis tres colegas afganos, también sean libres", declaró.

Douste-Blazy se sumó al llamado y afirmó que Francia seguirá movilizándose para obtener su liberación.

El ex rehén fue subido a una ambulancia tras su arribo, y hospitalizado.

Tras una serie de exámenes sobre su estado físico y psicológico, Damfreville será, como siempre en estos casos, interrogado por los servicios secretos franceses.

Existe la hipótesis de que sea portador de un mensaje de los talibán: Douste-Blazy dijo que no lo sabe, en tanto Vuillame considera que es algo "probable".

Los grupos talibanes que secuestraron a Damfreville, que estuvo prisionero durante 38 días, amordazado, encadenado y con los movimientos bloqueados, aseguraron que la liberación se produjo porque Francia retirará sus tropas de Afganistán, como reclamaban en el ultimátum.

El lunes los secuestradores habían advertido que el nuevo ultimátum iba a ser fijado tras la formación del nuevo gobierno de Francia, posterior a las elecciones presidenciales en las que se impuso Nicolas Sarkozy.

Los talibanes liberaron al rehén presuntamente en respuesta a las afirmaciones de Sarkozy, que en abril había dicho que no preveía una presencia militar francesa de largo plazo en Afganistán.

"El emirato islámico espera que el presidente francés mantenga las promesas hechas", dijo el vocero talibán, recordando que "la suerte de los tres rehenes (afganos) será decidida más adelante".

En un comunicado, Sarkozy expresó ayer satisfacción por la liberación de Damfreville y aseguró que hará "todo lo posible" para la "liberación rápida" de las tres personas que permanecen de rehenes.

"Haré todo lo posible para alcanzar este objetivo", sostuvo el presidente electo.

El gobierno de Francia, que tiene en Afganistán 1.100 soldados, no se refirió a concesiones para la liberación de Damfreville.

Por su parte el diario Le Monde, en una nota desde Islamabad, escribió ayer que Francia "negoció" para la liberación de Damfreville.

"Liberación del rehén Eric Damfreville: Francia negoció", titula el diario, señalando que el "el gobierno francés, que multiplicó los 'canales' de negociación, tuvo que pagar a los raptores, por Céline Cordelier y por Eric Damfreville, una fuerte suma".

Los italianos -recordó el diario- "habían pagado dos millones de dólares por la liberación en noviembre de 2006 del fotógrafo Gabriele Torsello".

Los talibanes, "que se presentan como alternativa al régimen del presidente Hamid Karzai", liberaron a los rehenes, en opinión del diario, "para manejar mejor sus relaciones con París".

Dejá tu comentario