Rusia no consiguió el aval de Estados Unidos para ingresar a la OMC

Mundo


El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, le negó ayer la guinda del pastel a su colega ruso, Vladímir Putin, con la falta de acuerdo de Washington para el ingreso de Rusia en la Organización Mundial del Comercio (OMC), uno de los grandes objetivos del Kremlin en la cumbre de San Petersburgo.

Las palabras del jefe de la misión negociadora rusa Maxim Medvédkov de que "ni hoy (por ayer) ni en las próximas semanas se va a firmar el protocolo" pusieron fin a un maratón de cuatro días de consultas ininterrumpidas con la parte norteamericana, encabezada por la representante comercial de EEUU, Susan Schwab.

"Pese a todos los esfuerzos no fue posible conseguir un acuerdo sobre los temas pendientes", dijo Medvédkov, citado por la agencia Interfax, poco antes de que Bush y Putin comparecieran ante la prensa en San Petersburgo tras sus conversaciones.

Putin en vísperas de la cumbre había acusado a EEUU de poner "trabas artificiales" al acceso de Rusia en la OMC y había advertido de que si no hay acuerdo comercial con Washington, Rusia se sentiría liberada de los compromisos que ha asumido en las negociaciones.

Ayer dijo que Moscú "seguirá trabajando" para ingresar en la OMC.

El jefe del Kremlin intentó quitar hierro al fracaso de las negociaciones comerciales con Estados Unidos al destacar que se trata de un "proceso complejo, de muchos años".

Rusia ya cerró negociaciones comerciales bilaterales con todos los países miembros de la OMC (149), a excepción de EEUU, lo que impide su ingreso en la organización, ya que para ello debe tener el consentimiento de cada uno de sus miembros.

El jefe de la Casa Blanca, que antes de llegar a San Petersburgo señaló que no había acuerdo con Rusia en ámbitos como la agricultura y la defensa de la propiedad intelectual, dijo hoy que la parte estadounidense lleva a cabo "negociaciones justas".

"Queremos que el acuerdo que se firme sea aprobado por el Congreso", dijo ayer Bush.

El jueves pasado, una veintena de senadores demócratas, encabezada por el líder de la minoría del Senado, Harry Reid, solicitó a Bush que no se apresurase a cerrar el acuerdo comercial con Rusia.

Con anterioridad, algunos legisladores llegaron a pedir al presidente que anulase incluso su participación en la cumbre del Grupo de los Ocho países más industrializados de mundo (G8) que se celebra este fin de semana en San Petersburgo bajo la presidencia rusa, debido a los "retrocesos" de la democracia en Rusia.

"Para la inmensa mayoría de las compañías estadounidenses es una gran decepción", dijo a la agencia oficial rusa Itar-Tass el presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en Rusia, Andrew Sommers, al comentar el fracaso de las negociaciones comerciales.

Las aspiraciones de Moscú de ingresar rápidamente en la OMC chocan también con la decisión anunciada ayer por Georgia de revocar su firma del protocolo comercial con Moscú.

El ministro de Asuntos Exteriores de Georgia, Guela Bezhuashvili, anunció que su país ya informó por escrito de su decisión a Rusia y a la OMC.

"En la etapa actual, Georgia no apoyará el ingreso de Rusia en la OMC hasta que no se resuelvan todos los problemas relativos al régimen aduanero discriminatorio que, lamentablemente, ha impuesto Rusia para las exportaciones georgianas", explicó.

Rusia prohibió recientemente la importación de vinos, licores y aguas minerales georgianas, importante rubro de exportación del país caucásico.

Las autoridades rusas aseguran que los vinos y licores que Georgia suministraba al mercado ruso no se correspondían con las normas sanitarias del país, acusaciones rechazadas por el Gobierno de Tiflis, que denuncia una "guerra comercial" por parte de Moscú.

Dejá tu comentario