Sitian Rio para preservar el turismo presidencial

Mundo

El gobierno de Brasil no tiene problemas para militarizar la seguridad en una ciudad, en este caso Rio de Janeiro, porque reconoce que el tema ya se le fue de las manos. No es eso lo que se ve en la Argentina. El gobierno de Lula da Silva no apela a la receta militar porque comparta una ideología de derecha, sino por puro pragmatismo. Sabe que el narcotráfico se ha hecho dueño de buena parte de esa ciudad e intenta revertirlo o, cuando menos, contener la amenaza mientras dure la visita de los presidentes de la región. Un incidente mayor allí en los próximos dos días sería un golpe fatal para la imagen de Rio. Para eso se reforzó masivamente la cantidad de efectivos federales, estableciendo un cerco para blindar Copacabana, sede de los encuentros. Los turistas están de parabienes: al menos por dos días podrán olvidarse del peligro de ser asaltados.

Rio de Janeiro (enviado especial) - Las playas de Copacabana no lucieron ayer como el turista desprevenido lo esperaba. Con el cielo cubierto de nubes grises, una llovizna intermitente y una fuerte presencia de policías -civiles y uniformados-y militares, el nerviosismo se apoderó de la ciudad donde hoy arranca la XXXII cumbre de jefes de Estado del Mercosur.

Nada de samba ni caipiroshkas en la vereda de la avenida Atlántica, donde está ubicado el coqueto hotel Copacabana Palace, sede de la cumbre de presidentes del Mercosur. Más de mil efectivos (300 de la policía federal, 500 del grupo de élite llamado Fuerza de Seguridad Nacional y el resto del ejército, la marina y cuerpos de custodia de cada presidente) blindaron los alrededores del centro de convenciones, donde hoy habrá al menos 10 jefes de Estado. Llamó la atención, al menos ayer, la falta de un vallado que rodee al Copacabana Palace. Ese detalle fue llamativo para los ojos argentinos, acostumbrados a ver los principales edificios de gobierno circundados a diario por vallas metálicas aunque en Buenos Aires no se vive -al menos en la superficie-un escenario de conflicto armado entre narcos y la policía.

En realidad, el importante despliegue militar se concentró en las zonas que rodean las playas de Copacabana, especialmente en aquellas arterias cercanas a las favelas donde hasta hace pocas horas se combatía entre las fuerzas de seguridad y los narcotraficantes.

  • Area reforzada

    Ayer dos lanchas artilladas de la marina de Brasil se instalaron a unos 300 metros de la costa, donde se prevé que estarán hasta mañana, cuando concluirá la cumbre. Además, un helicóptero militar sobrevolaba constantemente los cuatro kilómetros de playa en Copacabana, casi desierta por el mal tiempo que hay en Rio de Janeiro.

    La ola de violencia desatada por las mafias del narcotráfico, que en la última semana de 2006 causó la muerte de al menos 25 personas, amagó con volver el martes, cuando la policía mató a cuatro presuntos delincuentes y dos nuevos colectivos fueron incendiados en la favela de Mangeuira. En los alrededores del Copacabana Palace no se llegó a tanto. Los hechos delictivos se limitaron a algunos turistas asaltados, despojados de sus cámaras de fotos.

    El área está reforzada desde el martes por soldados y agentes de las tropas de élite de la Fuerza Nacional de Seguridad (FSN), que acompañarán a las comitivas desde el Tom Jobim hasta el Copacabana Palace Hotel, donde se realizará la cumbre con los presidentes de Brasil, Luiz Lula da Silva; la Argentina, Néstor Kirchner; Venezuela, Hugo Chávez; Uruguay, Tabaré Vázquez; Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, y Bolivia, Evo Morales, como invitado; además de la chilena Michelle Bachelet, el ecuatoriano Rafael Correa y el colombiano Alvaro Uribe.

    Pero la presencia militar, a la que se suman la marina, fuerza aérea y organismos de seguridad del Estado y municipio de Rio, no logró amedrentar a agresores que esta madrugada incendiaron dos vehículos en la favela Brás de Pina, y otro, en la avenida Brasil, en la zona norte.

    El cuerpo de bomberos consideró que la quema de vehículos «es una práctica común en la región». Aun así los siniestros evocaron las imágenes de terror que empañaron el fin de año en Rio de Janeiro. La madrugada del 28 de diciembre un grupo de 30 hombres, encapuchados y armados, prendieron fuego a un ómnibus que atravesaba la avenida Brasil rumbo a San Pablo, con 28 pasajeros en su interior.

    Los ataques, calificados por Lula da Silva como « terroristas», llevaron al gobernador de Rio, Sérgio Cabral, del Partido Movimiento Democrático Brasileño, a solicitar al gobierno federal el envío de las tropas a la ciudad, donde fue reforzado de inmediato el patrullaje en la zona norte. Esto, el 3 de enero, no impidió que un grupo de agresores interceptara un vehículo que transportaba a seis turistas europeos, a quienes trasladaron a una favela vecina, Holanda, donde les robaron todas sus pertenencias. Los turistas fueron robados pocos minutos después de su arribo a Rio de Janeiro, y en el mismo trayecto que atravesarán los invitados a la cumbre del Mercosur, en su traslado hasta el Copacabana Palace.
  • Dejá tu comentario