Los talibanes atacan el aeropuerto de la segunda ciudad de Afganistán

Mundo

Los vuelos fueron interrumpidos en Kandahar, una de las tres ciudades asediadas por el grupo insurgente y antiguo bastión de su régimen.

Dos cohetes dañaron la madrugada del domingo la pista del aeropuerto de Kandahar, provocando la interrupción de todos los vuelos con esta gran ciudad del sur de Afganistán, una de las tres capitales asediadas por los talibanes desde hace días.

El recinto aeroportuario de Kandahar y su única pista de aterrizaje acogen una base aérea militar esencial para el aprovisionamiento de las tropas afganas, que luchan desde hace semanas con los insurgentes en las afueras de esta ciudad de 650.000 habitantes.

"Tres cohetes fueron lanzados contra el aeropuerto y dos dañaron la pista", dijo a la AFP el director del aeropuerto, Masud Pashtun. "Por esta razón todos los vuelos desde y con destino al aeropuerto fueron cancelados", explicó.

Desde mayo, aprovechando la ya casi terminada retirada de las fuerzas internacionales de Afganistán, los talibanes lanzaron una ofensiva con la que se apoderaron de amplios territorios rurales.

Las fuerzas gubernamentales opusieron poca resistencia y controlan apenas los grandes ejes de comunicación y las capitales provinciales, algunas de ellas rodeadas por los insurgentes.

En las últimas semanas, los talibanes llegaron a las afueras de Kandahar, cuna del movimiento islamista y la segunda ciudad más poblada después de Kabul.

Miles de habitantes huyeron en las últimas semanas de las zonas vecinas para refugiarse en la ciudad.

Los talibanes también se acercaron mucho a Herat, la tercera ciudad afgana, con 600.000 habitantes en el oeste del país, y se internaron en Lashkar Gah (200.000 habitantes), capital de la provincia meridional de Helmand, vecina de Kandahar.

Una hipotética caída de Kandahar sería un desastre para las autoridades afganas y la mermada moral de sus tropas, aumentando las dudas sobre la capacidad de Kabul para frenar a sus enemigos.

Los talibanes hicieron de Kandahar el epicentro de su régimen cuando gobernaron Afganistán (1996-2001), imponiendo una versión ultrarrigorista de la ley islámica.

En Herat, continuaron los combates durante la noche "en los suburbios de la ciudad", dijo este domingo el vocero del gobernador de la provincia, Jailani Farhad. "Ataques aéreos frenaron el avance de los talibanes", agregó.

El Ministerio afgano de Defensa anunció la llegada de centenas de soldados de las fuerzas especiales "para intensificar las operaciones ofensivas y aniquilar a los talibanes".

El domingo, la Misión de la ONU en Afganistán (Unama) pidió a los talibanes "investigar y dar respuestas sobre el ataque" a sus oficinas en Herat, impactadas el viernes por disparos de cohetes y armas de fuego.

"Los autores de este ataque que mató a un guarda afgano deben rendir cuentas", dijo Unama, denunciando "nuevas violencias el sábado en su base de Herat", situada cerca de un puente disputado por ambos bandos estos días.

En Lashkar Gah, "hay combates en el interior de la ciudad y hemos pedido el despliegue de fuerzas especiales", declaró a la AFP Ataullah Afghan, jefe del consejo provincial de Helmand.

El sábado, un pequeño hospital privado con una decena de camas, en el que se refugiaron los talibanes, fue destruido en los combates.

Temas

Dejá tu comentario