8 de noviembre 2016 - 20:56

Trump salió a denunciar fraude en Las Vegas

Donald Trump.
Donald Trump.
El candidato republicano Donald Trump presentó este martes una acción legal en Nevada para denunciar anomalías durante el voto anticipado en Las Vegas pero fue rechazada por un juez de este estado. Por otro lado, la candidata demócrata sufragó temprano en una escuela cerca de su casa en Chappaqua, Nueva York. y aguarda los primeros resultados.

Trump pidió información sobre cuatro sitios que habrían permanecido abiertos más allá del horario de cierre, por lo que algunos votos habrían sido registrados fuera de hora.

Esa acción, se lee en la presentación legal del magnate, "parecería haber sido coordinada voluntariamente con activistas demócratas para favorecer de manera ilegal a los candidatos" de ese partido.

Más allá de que las autoridades del condado de Clark, a las que se refirió la acción legal, rechazan las acusaciones, un juez de Nevada desestimó la presentación legal del aspirante a la Casa Blanca.

El condado de Clark podría tener un rol clave en el voto de Nevada ya que entre la población hay una elevada cantidad de hispanos.

Trump había iniciado el día diciendo a la cadena Fox: "¨Si reconoceré la victoria de Hillary Clinton? Veremos que cosa sucede". Hizo esas declaraciones camino a la mesa electoral, donde fue recibido por una marea de abucheos.

El republicano tiene en jaque a Estados Unidos y al mundo, ya que dio a entender que en caso que resulte ganadora su rival demócrata, podría impugnar los resultados si el margen resulta exiguo.

En la entrevista con Fox, Trump denunció que varios sondeos estaban "equivocado a propósito" y consideró, incluso, que muchos de los encuestados no habían sido "siquiera entrevistados".

Inclusive Donald Trump Jr, su hijo mayor, echó leña al fuego al sostener que su familia "respetará el resultado de una elección justa". Garantizó además que su padre se mantendrá involucrado "de algún modo" en política si pierde las elecciones.

El magnate sembró dudas sobre el momento post-elección cuando fue a votar al mediodía junto a su esposa Melania, su hija Ivanka, el esposo Jared Kushner y la nieta Arabella, en una mesa en una escuela de la calle 56, en el corazón de Manhattan, bastión demócrata, donde se estima que será ampliamente derrotado por Clinton.

Cuando llegó a bordo de una mini-van oscura, las imponentes medidas de seguridad no impidieron que fuera recibido por un centenar de manifestantes, al grito de "New York te odia!". En la acera opuesta, sin embargo, se escucharon aplausos, en particular de parte de una media docena de albañiles, cuyos cascos tenían adhesivos del magnate.

El empresario evitó, en cambio, el cruce con un par de anónimas activistas con los senos al aire, probablemente pertenecientes a la organización Femen. La policía las alejó rápidamente.

Vestido de manera sobria, con una corbata azul, el magnate se dirigió directamente a la mesa establecida en el campo de básquet y votó rápidamente, como su esposa.

Estrechó algunas manos y se detuvo un momento frente a un niño que le ofreció rebanadas de torta, las cuales aceptó.

Con los periodistas mantuvo poco intercambio. A quien le preguntó por quien votó, les respondió: "decisión difícil... Fue duro".

Luego retornó a su fortaleza, en la blindada Trump Tower sobre la Quinta Avenida, ícono de su imperio inmobiliario. Un edificio de 58 pisos que costó 400 millones de dólares, sede operativa de la Trump Organization, y los últimos tres pisos de su lujoso apartamento en estilo Luis XVI, con vista al Central Park.

Más tarde, el republicano irá al vecino Hilton Midtown, uno de los más grandes hoteles de Nueva York, para disfrutar junto a sus fieles seguidores la que definió como la fiesta de la victoria".

Hillary votó poco después de las 10 (hora argentina) en una escuela cerca de su casa en Chappaqua, en el estado de Nueva York.

"Tantas personas confían en el resultado de esta elección, lo que significa para nuestro país, y daré lo mejor de mí si tengo la oportunidad de ganar hoy", dijo al salir del centro electoral acompañada por su esposo, el expresidente Bill Clinton, y rodeada por más de un centenar de simpatizantes.

El estado de Vermont se transformó en el primer estado en abrir los centros de votación a las 5 de la mañana (7 de Argentina).

En un país de 9,8 millones de kilómetros cuadrados que abarca seis husos horarios, la apertura y cierre de los centros de votaciones es progresiva: comienza en el estado de Vermont y pasa por otros estados de la costa este y del medio oeste hasta terminar en la costa oeste y en territorios más lejanos, como Hawai.

El presidente de EEUU, Barack Obama, acudió a las urnas de manera adelantada el 7 de octubre en Chicago (Illinois) y votó por Clinton, con quien el mandatario se disputó en 2008 la nominación demócrata y a quien apoyó activamente para que le suceda en la Casa Blanca.

Dejá tu comentario

Te puede interesar