Las Leñas ya le bajó el pulgar a la temporada de invierno

Nacional

El cierre complejo de Mendoza genera otro problema al turismo local y la economía nacional. Las provincias patagónicas puntean medidas para recibir viajes de cercanía en sus pistas de ski.

En lo que significa un nuevo golpe para el turismo provincial, el centro de ski de Las Leñas, ubicado en la localidad mendocina de Malargüe, anunció que no abrirá durante esta temporada invernal como consecuencia de la pandemia del coronavirus. En paralelo, en otros distritos no dan por perdido el invierno 2020 y avanzan en protocolos para una apertura de los cerros de forma exclusiva para habitantes locales o regionales.

A través de un comunicado, la empresa operadora del centro de Las Leñas informó que la decisión se tomó por “razones de fuerza mayor no imputables a la empresa” sino derivadas “del estado de emergencia sanitaria local, provincial y nacional a raíz de la pandemia de la Covid-19”.

La situación se agrava “por las especiales características del lugar de trabajo, que lo convierten en este contexto en zona de alto riesgo”, agregó el texto. Por tal motivo, el centro de deportes invernales “notifica e informa que no están dadas las condiciones para la apertura de la temporada de invierno 2020, estando obligado a atender esta situación con la mayor responsabilidad y en salvaguarda de sus trabajadores y público en general”.

Mendoza es una de las provincias que están sufriendo la parálisis del turismo, si bien distrito gobernado por el radical Rodolfo Suarez tiene a favor una mayor diversificación de la economía, con sectores clave para la actividad, como el vitivinícola o el energético. No obstante, la confirmación de que Las Leñas no habilitará sus pistas este invierno preocupa por su impacto en los ingresos.

Floridor Gonzalez, presidente de la Asociación Malargüina de Turismo (Amatur), dijo: “Esto significa otro revés económico y nos afecta a todos los malargüinos, que en el invierno en gran medida somos ‘leña-dependientes’”.

Y en ese sentido destacó el movimiento “alrededor del complejo”, y explicó que “hay que sumarle la cantidad de personal dependiente del Valle de las Leñas que va a estar ocioso, que son empleados temporales que no van a poder asistir a trabajar”.

“Es terriblemente nocivo para Malargüe, donde tenemos cerrado todo el sector hotelero y gastronómico desde el 15 de marzo, que es uno de los rubros que va a ser de los más perjudicados y que más va a tardar en ponerse en marcha nuevamente”, lamentó el dirigente.

Locales

Independientemente de la decisión del centro mendocino, en el sur, las provincias patagónicas trabajan en conjunto en los protocolos para poder abrir este invierno los centros de ski, en un principio para residentes locales, y así no dar perdida totalmente la temporada.

Desde Río Negro, Neuquén y Tierra del Fuego confirmaron esta intención a Ámbito Financiero días atrás. Por lo pronto, puntean las medidas sanitarias y de seguridad mientras se preparan para una apertura limitada, que de todos modos no impedirá un desplome en la actividad por la cancelación del turismo internacional, cuyos visitantes representan el mayor gasto promedio durante su estadía.

Del mismo modo, los cerros Catedral y Perito Moreno en Río Negro; Bayo, Caviahue y Chapelco en Neuquén; y Castor en Tierra del Fuego, también estarían cerrados para el resto del turismo nacional al menos hasta septiembre, cuando estiman que podrían retornar los vuelos de cabotaje.

El objetivo es que los centros de ski puedan en una primera etapa al menos funcionar para el turismo intraprovincial y con viajes de cercanía de distritos vecinos, siempre de acuerdo al avance de la pandemia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario