11 de julio 2024 - 10:00

Fue mucama, prostituta, ganó millones como cantante de jazz pero murió en la pobreza con 70 centavos en su cuenta bancaria

Ella fue una de las artistas más influyentes del siglo XX de Estados Unidos pero sus adicciones al alcohol y a la heroína dilapidaron su vida.

Ella fue un símbolo de la lucha contra el racismo en Estados Unidos a medidos del siglo XX.

Ella fue un símbolo de la lucha contra el racismo en Estados Unidos a medidos del siglo XX.

Billie Holiday fue una de las cantantes más influyentes de Estados Unidos durante el siglo pasado. Pero los reflectores y los flashes no curaron los dolores de su desdichada infancia y la artista se refugió en las drogas. Los narcóticos arruinaron su cuerpo y su carrera de jazz y sólo le dejaron 70 centavos en su cuenta corriente.

En una de sus ultimas declaraciones, la estrella norteamericana sostuvo; "todo lo que la droga puede hacer por vos es matarte, y matar también a las personas que amás". Billie pasó sus últimos momentos con una prisión domiciliaria por portación de estupefacientes y falleció a causa de cirrosis hepática causada por su alcoholismo. La heroína le había causado taquicardias y el bourbon dañó sus cuerdas bocales y su hígado.

La cantante de jazz dejó atrás una carrera inigualable de 50 álbumes, 40 discos simples, 12 temas compuestos y 8 que nunca se grabaron. También fue reconocida con 30 premios y una infinidad de honores. Entre ellos: Grammy por su carrera, Salón de la Fama del Rock y muchos más. También se ganó el respeto y la admiración de Frank Sinatra: "Sin discusión, la influencia más importante en el canto popular de los Estados Unidos en los últimos veinte años". Además de que fue una inspiración para las siguientes voces del jazz.

La historia de Billie Holiday, la artista millonaria que murió en la pobreza

Billie Holiday 2.jpg

Los comienzos de la estrella del Jazz estuvieron marcados por el azar y la desdicha. Nació en 1915, en la ciudad de Filadelfia en una familia precoz y humilde. Su madre la tuvo a los 13 años y su padre de 15 las abandonó. Ella creció en un barrio de mala muerte y a los 10 años comenzó a trabajar de bucama en un burdel.

Al poco tiempo de comenzar su empleo fue violada y dos años después era reconocida como la prostituta más joven de Fells Point. Incluso fue arrestada a los 12 por: "la frecuentación de hombres por interés de lucro" según la ley estadounidense. Pero su vida cambiaría por la audición en un salón.

Ella y su madre se presentaron a una prueba para bailarinas pero Billie no tenía talento. El pianista se apiadó de ella, le propuso que pruebe cantar y la fortuna le sonrió. Ella poseía un talento y una voz innata y justo estaba presente el productor John Hammond. Este la impulsa para que grabe un disco con Benny Goodman, que después seria conocido como el rey del clarinete.

El nombre real de la estrella del Jazz era Eleonora Fagan Gough pero prefirió buscar un seudónimo pegadizo para su música. Tomó el Holiday del apellido de su padre y Billie de la estrella del cine mudo, Billie Dovan. Su debut comercial llegó cuando cantó Your Mother´s Son-In-Law en una radio el 27 de noviembre de 1933.

Su éxito fue prácticamente instantáneo y prontamente llegó unos de sus temas más populares, Strange Fruit. Esta canción funcionó como una protesta en contra del racismo, en una época donde los negros tenían lugares, baños y puertas prohibidas y que sólo podían acceder los blancos. La revista TIME declaró este tema como la mejor canción del siglo XX.

Embed - Strange fruit (Fruto extraño) subtitulada español - Billie Holiday

Ella también argumentó en su autobiografía Lady sings the blues: "Puedes ir vestida de raso, con gardenias en el pelo y no ver una sola caña de azúcar en varios kilómetros a la redonda y, aun así, seguir trabajando en una plantación".

La vida de Billie estuvo llena de excesos, comenzó a fumar marihuana a los 14 años pero fue su adicción a la heroína que comenzó a dilapidar su carrera a partir de 1935. Su frenético ritmo de vida la llevó a casarse con el trompetista Jimmy Monroe y posteriormente tuvo un segundo matrimonio con el matón de la mafia, Lous Mckay. Este ultimo intentó sacarla de las drogas pero no tuvo éxito.

La cantante de jazz fue arrestada por posesión de heroína y le retiraron su tarjeta de permiso para cantar en los clubes neoyorkinos. Su voz estaba un poco más desgastada pero no perdía su emoción. El problema de Billie era que su adicción la destruía, su dolor lacerante la obligaron a internarla y pasar lo que quedaba de su arresto en prisión domiciliaria. Esto continúo hasta su muerte el 17 de julio de 1959.

Dejá tu comentario

Te puede interesar