Real Estate: la crisis más extraordinaria, extrema y extraña

Negocios

La cuarentena puso el nivel de los negocios inmobiliarios prácticamente en cero. La situación no será mejor en el corto plazo.

El mundo inmobiliario ha pasado y pasará por innumerables crisis, sin lugar ésta, creada por el coronavirus, sea la más extraordinaria, extrema y extraña de las que le toque pasar. Es una situación que tiene miles de aristas para analizar, por ello en este análisis, sin lugar a dudas no evacuaremos todos los interrogantes.

El mercado inmobiliario antes de la pandemia, ya ofrecía una cierta bulimia, producto de la propia situación económica que atravesaba el país, tanto los inversores como el consumidor final se encontraban en un round de estudio, observando las medidas económicas para ingresar o salir del negocio, preferían esperar y visualizar las situaciones a volcar sus dólares a los ladrillos.

Sin lugar a dudas, la cuarentena, puso el nivel de los negocios inmobiliarios prácticamente en cero. Los corredores inmobiliarios ante la imposibilidad de ofrecer, de mostrar, de acercar a las partes detuvieron totalmente las operaciones, situación que entendemos no será mejor en el corto plazo, luego del levantamiento de las medidas de restricción. De todas maneras entendemos que a mediano plazo se ira acomodando el mercado, principalmente en cuanto a los precios, en forma casi natural el mercado ira ordenando los mismos.

Pesificación del sector

Es muy posible que salidos del aislamiento y producto de la misma situación económica generada por el párate, algunos individuos, empresas e inversionistas, se vean ante la necesidad de desprenderse de sus activos en ladrillos, a los fines de hacerse de liquidez, esto generará una segura mayor oferta y su consecuente caída de los precios, a los fines de obtener una operación rápida de venta. En este sentido, entendemos, también se verán muchas operaciones en pesos ya que el negocio será a los fines de buscar liquidez que permita afrontar las obligaciones generadas durante el aislamiento. Generándose así un punto de equilibrio con nuevos valores de los inmuebles y operaciones en pesos.

También será un excelente momento para el inversionista con liquidez, que busca nuevos negocios, atraídos por los nuevos precios de equilibrio. A esta posición de inversionista debemos sumar aquellos que antes de la cuarentena estaban expectantes a la situación económica, que salidos del párate decidan volcar sus ahorros a la inversión más segura, el refugio que siguen siendo y serán los ladrillos. Esto último lo sostenemos en el hecho que el mercado inmobiliario siempre ha sido sólido, ya que alcanza la estabilización del valor independientemente de las fluctuaciones coyunturales, más aún cuando la crisis es ajena a la construcción, como en este caso.

Tampoco podemos dejar de observar, que la construcción es uno de los grandes motores de la economía, por ello será importante las decisiones del gobierno en este sentido, sobre todo desde el plano económico – financiero, permitiendo las inversiones inmobiliarias con tasas subsidiarias, políticas fiscales para el sector, que permitan a los desarrolladores nuevos proyectos, teniendo en cuenta que dichas medidas tienen un impacto importante en el todo el mercado, no solo dando trabajo a los obreros de la construcción, sino movilizando más de cien rubros relacionados con los inmuebles y porque no, dando una solución a la crisis habitacional.

Los corredores inmobiliarios, debemos tomar decisiones que serán oportunidades en el futuro, una de las decisiones es la transformación digital, hay que entender la tecnología como un tema central del modelo de negocios, la innovación nos va a permitir salir más rápidamente de la recesión, ese es el gran desafío.

Presidente del Colegio Profesional de Corredores Inmobiliarios de Córdoba y miembro del Triunvirato de Gobierno de COFECI.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario