La Bitcoin City y el proyecto de Bukele: ¿que hay detrás del paraíso de las criptomonedas?

Opiniones

La Bitcoin City estará exenta de impuestos (sólo se recaudará el IVA) busca ser el Singapur del ecosistema bitcoiner mundial. Se levantará desde cero, con la emisión de un bono por u$s1.000 millones.

Quizás para muchos el anuncio de la construcción de la Bitcoin City realizada por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, pasó desapercibida. Sin embargo, para quienes vivimos fuera de ese país, pero adoptamos Bitcoin como una forma de resguardo económico, sin duda, generó sorpresa y expectación. En cambio, para los salvadoreños es una señal de esperanza, seguridad financiera, y en especial de crecimiento económico.

Lo primero que podríamos analizar es el porqué un país centro americano de casi 6,5 millones de habitantes, con un PIB de u$s24.000 millones, que no alcanza a llegar al 10% del de Chile, y que cuenta con un salario mínimo que ronda entre los u$s272 a u$s365 dólares mensuales, adoptó bitcoin como una moneda de curso legal, dándole una misma posición que hoy tiene el dólar norteamericano.

Bitcoin El Salvador.jpg

La postergación de su moneda nacional por otro sistema de pago, como el dólar o bitcoin, no es algo nuevo para El Salvador. Ya en 2001, el país asumió el dólar como una moneda de curso legal, a fin de protegerse de la inflación que vivía en ese entonces, y como una forma de dar mayor fluidez al comercio con Estados Unidos y gestión de las remesas. Un aspecto no menor, si consideramos que El Salvador recibió u$s5.918 millones en remesas el 2020, representando un 23% del PIB del país, y ya para septiembre de 2021 la cifra alcanzó los u$s5.485 millones, es decir, un 31% más que el mismo período del 2020.

En promedio, los hogares salvadoreños reciben $310 dólares mensuales en remesas. Sin embargo, sólo el 30% de la población está bancarizada, dependiendo fuertemente de empresas privadas para la recepción de remesas como Western Union, MoneyGram, entre otras, con costos promedio de 7%.

Bitcoin emerge como una alternativa que permite solucionar ambos problemas, la bancarización de las personas y el alto costo de las remesas que significarían u$s414 millones más de gastos en el país (considerando un ahorro del 7% de comisión). La tecnología ha demostrado eficiencia en costo y tiempo, puesto que una transacción de bitcoin demora en promedio 10 minutos en confirmarse y a un costo promedio inferior a 1,5 dólares sin importar el monto transferido).

PAG23-EL-SALVADOR-BITCOIN-REUTERS.JPG

Pese a ser un país pequeño, esta necesidad de refugiarse frente a las volatilidades externas, lo ha obligado a abrirse a nuevas estructuras financieras. Es por ello, que para El Salvador su vínculo con bitcoin no es impulsivo ni sorpresivo. Ya en 2019, en la pequeña localidad de El Zonte, ubicada a 50 kilómetros de la capital de El Salvador, fue el epicentro de esta revolución. En ésta, se encuentra Bitcoin Beach, un proyecto que nació el 2019 gracias a una donación anónima entregada a Michael Peterson, un estadounidense que se encontraba en dicha localidad buscando la ola perfecta y la instauración de nuevos proyectos benéficos, la propuesta tenía una sola condición es que ésta se recibiría en bitcoin y no se podría cambiar por dinero fiat. Esto llevó a Michael y a Jorge Valenzuela a que impulsarán a la comunidad a cambiar el patrón fiat por el patrón bitcoin.

A dos años de esto, hoy este complejo es reconocido como Bitcoin Beach, un espacio donde más de 500 personas usan bitcoin diariamente, además de establecer programas como Hope House, donde se realizan cursos gratuitos y se llevan adelante proyectos sociales, todo financiado con donaciones en bitcoin.

Sin duda, El Salvador quiere seguir haciendo historia con el bitcoin, es así que, además de dar curso legal a bitcoin, su presidente, anuncia la creación de Bitcoin City, una ciudad construida desde cero y financiada por la emisión de un bono por u$s1.000 millones que pagará 6,5% anual de intereses, donde u$s500 millones irán a la construcción de este espacio y u$s500 millones a la compra de Bitcoin que estarán en un lock-up por 5 años, y que desde el 6to año se podrán empezar a vender para entregar un dividendo especial a los tenedores del bono.

Nayib Bukele El Salvador Bitcoin City.jpg

Esta Bitcoin City que, dicho sea de paso ya anunció estar exenta de impuesto, sólo se recaudará el IVA (que en el país es de un 10%), busca ser el Singapur del ecosistema bitcoiner mundial. El epicentro de la tecnología, innovación, minería y mucho más.

Un importante avance global, que no sólo ha atraído el interés de la población salvadoreña sino que del mundo, por conocer más sobre el bitcoin, aprender a utilizarlo y a sacar provecho de este activo digital. Si bien, la adopción aún no es completa, en especial en el comercio, el interés está y sobre todo la esperanza de ver crecer a su país en aspectos económicos e inversión internacional.

Ahora, sólo queda ver cuál es el siguiente capítulo, o hito, de El Salvador y Bitcoin, que claramente ha puesto en la vitrina internacional a este país centroamericano, el cual ha revolucionado distintos esquemas financieros tradicionales, incluyendo al Fondo Monetario Internacional con su pequeña y gran idea de la adopción de bitcoin.

CEO de LatAmTech Finance.

Dejá tu comentario