Nuestros datos, expuestos al mejor postor

Opiniones

Es importante no solo trabajar con tecnología apropiada, indicada y oportuna, sino enfatizar sobre la educación y concientización en todos los niveles de las organizaciones y sociedades

Con millones de usuarios conectados en forma diaria, continua y permanente a los dispositivos electrónicos, se disparó la exposición de los datos personales. Las plataformas de redes sociales, teletrabajo, home office y las decenas de apps que descargamos en nuestros smartphones, herramientas que se vuelven aparentemente necesarias para sobrevivir en cuarentena, se convirtieron en una mina de oro para los cibercriminales y estafadores.

La “nube” y los servicios de infraestructura y conectividad no están siendo acompañados en todos los casos por la cobertura de vulnerabilidades o debilidades de control, lo que está afectando a usuarios que abarcan personas, empresas o gobiernos. Esta conjunción de situaciones hace que pase desapercibido el “databreach” o “dataleak”.

Desde Cambridge Analytica, hasta las grandes violaciones de datos, continúan engrosándose los volúmenes de esta nueva industria que con anterioridad a Covid-19 ya reportaría 6 billones de dólares anuales en pérdidas para el 2021. De hecho, el “fraude y robo de datos masivos” se clasificó como el cuarto riesgo global más importante para los próximos 10 años, seguido de los ataques cibernéticos en el número cinco, según el The Global Risks Report 2019-World Economic Forum.

El hito más grande fue en 2017, cuando Wikileaks filtró más de 8.000 documentos clasificados de la CIA. Recientemente, la base que contenía datos personales de más de 20 millones de ciudadanos de Taiwán (toda su población) se puso a la venta en la “dark web” por USD 2,500. Más de un millón de documentos escaneados, videos, correos electrónicos y archivos de audio de 200 departamentos de policía de EE. UU. fueron filtrados y publicados en el portal BlueLeaks.

También se han descubierto archivos robados de 945 sitios web gubernamentales con información de millones de personas de distintos países. Grupos de piratería ofrecen datos de miles de propietarios de automóviles BMW en el Reino Unido. E incluso, se subastan datos robados de una firma de abogados de celebridades como Mariah Carey, Madonna, Lady Gaga y LeBron James con exigencias de pago en criptomoneda.

Sin embargo, muchos de los incidentes, en un porcentaje sorprendentemente alto son causados por errores humanos o impericia, facilitando que los delincuentes “tomen” esos datos. Los ciberdelitos se nutren de los múltiples usuarios que se encuentran online a nivel mundial, sacando provecho de cada descuido sobre diversas plataformas de streaming, videoconferencias y eventos de e-commerce.

En este sentido, es importante no solo trabajar con tecnología apropiada, indicada y oportuna, sino enfatizar sobre la educación y concientización en todos los niveles de las organizaciones y sociedades. El factor humano comienza a ser determinante por encima del tecnológico para la protección de nuestros datos personales.

(*) CEO de BTR Consulting

Dejá tu comentario