Ansiosos, cuatro ministros ya salieron de campaña

Política

Unos lo disfrazan; otros, más auténticos, lo hacen abiertamente. Con estilos distintos, dos ministros de Néstor Kirchner comenzaron el fin de semana un ciclo de giras políticas por las provincias, que en los próximos días anexará más integrantes del gabinete nacional.

A simple vista por casualidad, la operación empezó el sábado en dos distritos emblemáticos: Neuquén y Buenos Aires. Uno lo domina Jorge Sobisch, el caudillo más crítico del gobierno; el otro es la tierra madre del duhaldismo, núcleo recio del PJ y peligroso para un Kirchner que se fantasea autosuficiente.

El sábado, Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, volvió a su pago chico para animar un conglomerado que pretende condicionar a Sobisch. El neuquino, que alienta una transversalidad de centro que quiere abarcar de Mauricio Macri y Luis Patti a Ricardo López Murphy y el menemismo, ya se anotó como presidencial 2007.

Esa misma noche, en Los Toldos, cuna de
Eva Perón, Aníbal Fernández inauguró un itinerario con el que recorrerá Buenos Aires regalando libros con los discursos de la «abanderada». Una excusa para hacer campaña: para senador 2005, gobernador 2007, vice o lo que sea. De todos modos, no tiene mucho que hacer como ministro.

Al cerrar mayo,
Rafael Bielsa y Julio De Vido se plegarán a la cruzada. El canciller viajará a Jujuy: allí lo recibirá Eduardo Fellner -cacique que resulta grato a Olivos- para compartir agenda institucional. En tanto, el titular de Infraestructura juntará un tropel para lanzar su G-5 con el «área metropolita na» como zona de acción.

• Caso por caso

Es demasiada coincidencia como para atribuirla a la casualidad que cuatro ministros se aventuren a caminar por las provincias en el momento de mayor hostilidad y rabia entre la Casa Rosada y el peronismo duhaldista, tras la feria en la quinta-museo de San Vicente.

Todos, más allá de las apetencias personales, se dedicarán a «juntar» para su jefe:
Kir chner. Veamos caso por caso las movidas de cada ministro:

• En Neuquén,
Parrilli clausuró un encuentro del frente que se opone a Sobisch, una especie de transversalidad local donde conviven el gremio ATE, de la mano de Julio Fuentes; radicales - Eduardo Benítez, intendente de Cutral Có-, frentistas - Raúl Podestá, intendente de Zapala- y distintas ramas peronistas: por un lado el intendente de San Martín de los Andes, Jorge Carro -con nexos en Cancillería vía otro neuquino, Marcelo Fuentes, gestor de Confluencia- y por el otro, Luis Sapag. En cambio, no se sumó el núcleo del senador nacional Sergio Gallia. Con chapa de ministro, Parrilli asoma como coordinador del grupo y se insinúa que su activa presencia supone una futura postulación, presunción que el funcionario niega.

• El quilmeño fue más claro:
«No voy a pedir permiso para ser candidato a gobern ador», dijo en Los Toldos, mensaje que tuvo un único destinatario: Felipe Solá, que apenas se enteró del acto tomó el teléfono para minar la convocatoria. Fernández manoteó el aniversario del nacimiento de Eva Perón, con lo que juntó intendentes y legisladores bonaerenses - Jesús Blanco, Isidoro Laso, Andrea García y Julián Domínguez, entre otros- en su primer acto como candidato «todoterreno» en Buenos Aires, gobernador a secas, vice de una eventual Cristina Fernández 2007 o hasta senador nacional 2005. Seguirá con otras presentaciones, prendido de la memoria de Evita y saldrá a repartir los libros en los que condensó los discursos de «la abanderada».

• También
De Vido piensa en Buenos Aires, pero con una táctica distinta. Enlazó a varios grupos porteños para armar un G-5 que se presentará en sociedad a fin de mes, ejército que saldrá a competir en territorio porteño pero con el plan de expandirse hacia el conurbano. Confluyen en ese G-5 el ala propia, coordinada por José López y Fernando Suárez; la agrupación de «Pacha» Velazco; el ahora especialista en temas hídricos Abel Fatala; el Casco Blanco Gabriel Fucks -ligado, además, a Rafael Bielsa, que podría estar en la presentacióny una rama gremial que aporta Edgardo De Petris, de ATE y CTA. No hay movimiento de De Vido que no conduzca a la confrontación que, más temprano que tarde, estallará con Alberto Fernández.

Bielsa, que junta transversales en Confluencia, será otro de los ministros que mechará recorridos por el interior del país. Con agenda puramente institucional -básicamente comercio exterior-, este mes visitará Jujuy, donde se mostrará con Fellner, uno de los gobernadores del PJ más afines a Olivos.Será el paso iniciático de una gira que luego se extenderá a otros distritos.

Dejá tu comentario