Moyanismo presiona para colocar a Pablo en la jefatura de la CGT

Política

Mañana se reunirá el Frente Sindical que tiene al camionero como principal referente. El "canciller" Gerardo Martínez tiende puentes.

La confirmación de que el 11 de noviembre se renovará la conducción de la CGT dio la señal de largada para las acciones de exhibición de volumen de cada sector interno con aspiraciones de liderazgo, entre ellos el de Hugo Moyano con su hijo mayor, Pablo, como principal candidato del espacio a integrar una posible jefatura colegiada. Esa fue la premisa ayer de un encuentro de gremialistas afines a los camioneros, incluso varios que no integran la central mayoritaria, y lo será mañana de un plenario del Frente Sindical por el Modelo Nacional (Fresimona), el mayor bloque opositor a los sectores tradicionales de Azopardo 802.

De lo que se trata, en todos los casos, es de mostrar capacidad de aglutinar a organizaciones, sea por su número y el de los afiliados que representa o bien por su condición estratégica en el plano económico, los dos vectores que pesan en el reparto de poder de en la central obrera. El desafío para Moyano y sus aliados es contrarrestar el núcleo de conducción actual de la CGT sostenido por la alianza de los “gordos” de los grandes gremios de servicios y los “independientes” de buen diálogo con todos los gobiernos, capaces entre ambos de torcer a su favor cualquier elección por el número de congresales que suman.

La juntada del Fresimona de mañana, en un camping del sindicato del Hielo en San Justo, será clave para calibrar las chances reales de los Moyano para inquietar al oficialismo. Además de Camioneros el grupo tiene como segunda referencia principal a los mecánicos de Smata con Ricardo Pignanelli y Francisco Manrique al frente. En el sector exageran con que el Frente tiene 55 organizaciones sindicales asociadas pero en la pandemia varias de las que parecían aseguradas se alejaron de los Moyano, sobre todo la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) con los bancarios de Sergio Palazzo (con juego propio como el sindicalista favorito de Cristina de Kirchner), el piloto Pablo Biró y el gráfico Héctor Amichetti.

En cambio, el presidente de Independiente puede jactarse de algunas incorporaciones que obligarán a recalcular equilibrios internos de la CGT. La más importante de ellas, la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), uno de los gremios con mayor número de congresales por contar con un estimado de 600 mil afiliados en todo el país. También, el sindicato de taxistas. Ambas organizaciones alguna vez fueron aliadas estrechas de Moyano hasta que sus anteriores líderes, Gerónimo Venegas (rurales) y Omar Viviani, lo confrontaron. Con el primero fallecido y el segundo jubilado, los nuevos conductores, José Voytenco y Jorge García, respectivamente, se acercaron a los camioneros.

Sin ser un socio formalizado, en el entorno del exjefe de la CGT contabilizan a Sergio Sasia (Unión Ferroviaria, el gremio mayoritario del rubro) a partir de un plan que contempla proyectar al dirigente de los trenes para la confederación de sindicatos del transporte (CATT, que elegirá conducción nueva el 7 de octubre) a cambio de su apoyo a los Moyano para la central. A estos les sigue el conglomerado clásico de aliados del camionero entre los que figuran el sindicato de obreros marítimos, el de peajes (Sutpa), al que regresó Facundo Moyano tras renunciar a su banca de diputado nacional, el de Canillitas, la AAA, la Federación de Aceiteros y los portuarios del SUPA, entre otros.

Pero hubo otro gesto que entusiasmó a los camioneros. Gerardo Martínez (albañiles de Uocra), pieza clave de la actual CGT y del grupo de los “independientes” recibió esta semana a la Juventud Sindical referenciada en el sector de Moyano y les dijo a sus dirigentes que la semana que viene comenzarían las tratativas entre sectores para sondear una unidad con todos los espacios involucrados. Las versiones coinciden en señalar que el “canciller” de la CGT dio por sentado que un moyanista podrá quedarse con una pata de una conducción colegiada. Martínez, que le había anticipado a este diario la semana pasada que la nueva jefatura debía ser compartida y con presencia de 50% de mujeres, tuvo en esa instancia palabras elogiosas hacia Pablo Moyano, lo que se entendió como un puente de negociación.

Por si faltaba más gestualidad este martes la seccional Buenos Aires de Camioneros realizó un congreso de elección de delegados para la renovación de autoridades del año que viene. Hugo se ausentó por haber sido contacto estrecho de una persona contagiada con coronavirus y Pablo, que pudo haber seguido de manera virtual la deliberación, eligió acto en Ferro Carril Oeste.

Dejá tu comentario