Charlas de quinchos

CFK a cargo del Ejecutivo (pero con muy bajo perfil). Se complica más el conflicto con los mapuches y las tierras del Regimiento de Montaña. No cesan las internas en la oposición y la cena de la Libertad con Vargas Llosa lo dejó al descubierto. Exitosa marcha federal piquetera. Nuevo round contra la inflación. ¿Se reactiva la Liga (de Gobernadores) del Norte? Veamos.

Lanzamiento. Jorge Neme, vicejefe de Gabinete, junto a Raúl Jalil, gobernador de Catamarca, en el lanzamiento del Plan Ganadero 2.
Lanzamiento. Jorge Neme, vicejefe de Gabinete, junto a Raúl Jalil, gobernador de Catamarca, en el lanzamiento del Plan Ganadero 2.

Semana de viaje presidencial a Europa y CFK a cargo del Ejecutivo (pero con muy bajo perfil). Se complica más el conflicto con los mapuches y las tierras del Regimiento de Montaña. No cesan las internas en la oposición y la cena de la Libertad con Vargas Llosa lo dejó al descubierto. Exitosa marcha federal piquetera. Nuevo round contra la inflación. ¿Se reactiva la Liga (de Gobernadores) del Norte? Veamos.

Aumentos. A pesar de la nueva ola de frío, y hasta lluvias heladas en el norte, hubo muchos quinchos en los últimos días, y con varios frentes abiertos. Por el lado político, con la vicepresidente Cristina de Kirchner a cargo del Ejecutivo, aunque con un perfil bajísimo, a pesar de que tuvo que hacerse cargo de la megamarcha piquetera federal que durante 3 días marchó sobre Buenos Aires para converger el jueves, multitudinaria, en la Plaza de Mayo. Por otra parte, la inflación de abril de 6%, superior a la esperada por el Gobierno, tampoco dio lugar a ningún comentario oficial, a pesar del 23,1% que acumula el primer cuatrimestre, y el jaque que implica para el controvertido secretario de Comercio, Roberto Feletti, que sigue haciendo agua con todas las (viejas) herramientas que sigue probando para intentar controlar los precios. Para los hombre de empresa, sin embargo, los problemas más acuciantes pasan por el abastecimiento de energía (electricidad, gas y combustible), que no sólo aumentan de precio como volvió a ocurrir días atrás con la nafta, sino que sigue siendo irregular el abastecimiento en distintos lugares, y con valores muy disímiles a los oficiales. “Todas las petroleras aumentaron los combustibles, y los empresarios, especialmente de la alimentación, cada vez están más disgustados con el Gobierno, con los controles, y con sus propios dirigentes”, reconocía un observador calificado de los pasillos de Casa de Gobierno y de Economía, antes de agregar que “las automotrices están en crisis por falta de autopartes, las de alimentos por controles y consumo; el etiquetado frontal está resultando un desastre, los funcionarios de trinchera no preguntan, y tampoco escuchan. Hay problemas por todos lados, y la inflación se está comiendo los márgenes”, abundaba el hombre.

Resultados. Por su parte, en el plano político, si bien el presidente Alberto Fernández logró cierta distensión de su propia interna al alejarse del país, los resultados de su viaje al Viejo Continente tampoco están apareciendo demasiado destacados, como reconocen en Balcarce 50. Lo que es cierto es que su alejamiento parece haber servido más para que algunas de sus principales espadas, especialmente el objetado Ministro de Economía, Martín Guzmán, levantara un tanto la cabeza (y la voz) en ciertos temas clave como las tarifas. Todo, sin embargo, pareció quedar stand by hasta la vuelta del Fernández a la conducción oficial del país, por lo que se descarta que el tema de tarifas estará nuevamente sobre la mesa en los próximos días, igual que sus principales objetores: el kirchnerismo duro, y los funcionarios (“rebeldes”) de Energía el Secretario, Darío Martínez, y el subsecretario, Federico Basualdo quien, como se recordará, enfrentó la decisión de Guzmán, y resistió ser despedido de su cargo, en el que aún continúa. El otro tema espinoso para el Ejecutivo, y en el que también hay diferencias internas, se ubica alrededor del caso mapuches y los reclamos de un sector de esta etnia, asunto que se profundizó con el tema de la “cesión” de 180 hectáreas de la Escuela Militar de Montaña con base en Bariloche, que deberían ser entregadas a comunidades mapuches por haber llegado tarde la apelación oficial, lo que también involucra al ministro de Defensa, Jorge Taiana.

Incontrolables. “¡La calmamos a Lilita y ahora se desborda Patricia!, decía enojado un conspicuo miembro del macrismo aludiendo a la siempre mediática socia-titular del ARI, Elisa Carrió, por un lado, y a la presidenta de su propio partido, Patricia Bullrich, por el otro. Es que el nuevo aniversario de la Fundación Libertad realizado en Buenos Aires, tras dos años sin encuentros por la pandemia, volvió a desatar la interna feroz, a pesar de los muchos encuentros previos y de los teóricos esfuerzos de la conducción formal (e informal) por aplacarlos. Lo cierto es que, las mesas prácticamente coptadas por miembros del PRO, fueron testigos y participes de las diferencias que se mantienen entre las principales figuras: el propio Mauricio Macri que con sus ambigüedades (“pretensiones de gran elector”, sostienen algunos), que alimenta la grieta; el que era el sucesor al cargo máximo, Horacio Rodríguez Larreta, y la exministra, y ahora titular del partido, Bullrich, que se siente en carrera para pretender, al menos, la precandidatura presidencial. Ahí, en el complejo Goldcenter de Parque Norte, entre sorprendidos y aburridos, los principales invitados: el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, fueron incómodos y mudos testigos de una interna “impúdica”, como calificó uno de los presentes. Por supuesto que esta brecha genera expectativas en las filas del oficialismo que tiene esperanzas de “cerrar” sus diferencias antes que los opositores, todo con miras a las presidenciales del 2023.

Regreso. “¿Se reactivó nuevamente la Liga del Norte?”, preguntaba un asistente al megaasado (con corderos, hamburguesas también de cordero, y hasta chorizos de llama), que tuvo lugar en un predio de genética animal de Catamarca, al que asistieron centenares de personas e invitados especiales, y los gobernadores Raúl Jalil (Catamarca) y Ricardo Quintela (La Rioja). Y, aunque el justificativo era la puesta en marcha de la 2ª etapa del Plan Ganadero, lo que habría justificado la presencia del Ministro de Agricultura, Julián Domínguez; la asistencia también del vicejefe de Gabinete de la Nación, Jorge Neme, mano derecha del tucumano Juan Manzur, le agregó otro condimento. Se usó, por ejemplo, que hubo otro encuentro previo del que participaron otros gobernadores del “Norte Grande”, como Juan Schiaretti de Córdoba; Gerardo Zamora de Santiago del Estero, y hasta Omar Perotti del Santa Fe. Y se habló de todo, desde la reactivación del Corredor Bioceánico (“El A-B-C se juega en el norte”, como dijo un funcionario parafraseando al expresidente Juan Perón), hasta los tratados de inversiones y el rol de la minería para esa región, y hasta se pronunciaron contra “la nacionalización del litio”, aunque se aceptó un eventual acuerdo con YPF. Todo esto mientras se entregaban $400 millones del Plan GanAr, y se reconocían avances en inversiones de riego, entre otras cosas. “Nunca en la historia tuvimos tanta obra por desembolsos de la Nación como ahora”, reconocían por lo bajo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar