Gasto para la Ciudad con déficit de $ 830 M

Política

El primer plan de gastos para la Capital Federal de la gestión de Jorge Telerman arrancó ayer con rechazos en la Legislatura porteña, donde el macrismo y el kirchnerismo se sobresaltaron por el déficit que arroja el cálculo de erogaciones para 2007.

El Gobierno porteño planificó $ 9.874 millones en gastos para el año próximo, cuando piensa recaudar $ 8.800, dando un fuerte incremento a los servicios sociales, que repartidos en distintas áreas aumentan 66%. Por su parte, aumentarán las partidas para el programa «Ciudadanía Porteña» que maneja la ministra Gabriela Cerutti.

Será, sin embargo, Infraestructura el ministerio con mayor incremento, de 75%, que reporta en una partida de $ 1.176 millones. La apuesta a la obra pública demanda un endeudamiento de $ 661 millones (ver vinculada), referido especialmente a continuar las obras de la extensión de la red de subterráneos que se inició durante la fallida gestión de Aníbal Ibarra. Educación y Salud tienen las mayores sumas para 2007. El área educativa manejará $ 2.404 millones y Salud, $ 2.065 millones.

Entre otras inversiones, además se destinarán $ 57 millones para la continuación de las obras de remodelación del Teatro Colón.

Se baja, en cambio, el gasto para Espacio Público, para el Ministerio de Producción y para la Defensoría (en conjunto gastarán unos $ 121 millones menos).

Este año, la Legislatura le aprobó en tiempo récord una ampliación presupuestaria a Telerman, de $ 870 millones que elevó el Presupuesto inicial a $ 8.400 millones. Nielsen calculó una pauta de crecimiento de 5,7% y un índice inflacionario de 9,4%, pero un aumento en los ingresos de 17,4%.

El ministro reniega de la abultada parte que se lleva en la Ciudad la planta de personal. Para el ejercicio 2007 representará 45% del total de gastos, similar en los últimos años, un plantel que se incrementó en su momento cuando fueron transferidos de la Nación al distrito escuelas y hospitales. Pero, por entonces, hubo un freno con planes de jubilación y retiros voluntarios. De todos modos, la planta permanente de la administración asciende a algo más de 101.000 empleados, a los que deben agregarse 7.000 contratados, hoy en un pase a sistema de empleo público (blanqueo) que ha incrementado las partidas. Además, suman algunos organismos no descentralizados con sus empleados. Nielsen aclaró que «no habrá aumento de salarios en 2007».

Telerman también se quejó del alto «gasto rígido» de las partidas pero destacó que el Presupuesto es «audaz y fuerte» y renegó de su antecesor en ese sentido. Sin embargo, en su administración también debió afrontar aumento de sueldos a empleados administrativos, médicos, maestros y también a ministros.

  • Desafío

    Ahora, la aprobación de las cuentas será un gran desafío para Telerman, que no cuenta con bloque de legisladores pero sí con un grupo surtido de afinidades. Sin embargo, en principio, el kirchnerismo se niega a aprobar un Presupuesto con déficit y endeudamiento, según entienden. Lo mismo, curiosamente, interpretan en el macrismo. Antes de la presentación, cuando ya se conocían los renglones principales de la planificación, Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta (h) se reunieron con los jefes de las tres bancadas que integran el interbloque legislativo del macrismo en la Capital Federal.

    «Es inadmisible. No podemos permitir que la Ciudad tenga déficit y se tenga que endeudar. Es contradictorio que la Nación tenga un fuerte superávit y la Ciudad más rica del país tenga déficit», indicó Larreta.

    El kirchnerista Olmos, en el mismo sentido, dijo que «los números a primera vista muestran un Presupuesto muy audaz, sobreexigido con endeudamiento y déficit. Estudiaremoscon detenimiento si el déficit es controlado y lógico o si será un déficit crónico que no se corresponde con la política de superávit fiscal que lleva adelante el gobierno nacional».

    En el clima que anuncia la campaña electoral, Telerman tiene por delante los próximos meses del año para pelear por la aprobación de la ley, rechazada en principio por las dos bancadas mayoritarias.
  • Dejá tu comentario