Kirchner y Bachelet evitaron conflictos en primera cita

Política

Mientras en reuniones paralelas sus ministros discutían el contenido final del acuerdo que presentarían minutos después, y mientras se definía el período de 60 días para analizar el tema del gas, Néstor Kirchner y Michelle Bachelet sostuvieron ayer una más que amistosa reunión privada en Casa de Gobierno. Previamente, los dos presidentes habían llegado al acuerdo de evitar, en este primer encuentro bilateral entre los jefes de Estado, la discusión de cualquiera de los capítulos conflictivos que deberán enfrentar Kirchner y Bachelet mientras compartan gestiones. Así, el diálogo entre los presidentes fue siempre diplomático y muy cercano a los lugares comunes. Lo notable es que este tipo de nivel verbal se mantuvo tanto en privado como en público, según aseguraban ayer a este diario algunos testigos indirectos del encuentro.

El clima se repitió en la presentación a la prensa posterior a la reunión. Así, Kirchner inauguró la conferencia -en la que no se permitieron preguntas- con dos clásicos: «Haber escogido a nuestro país como primer destino a pocos días de haber accedido al gobierno pone de relieve el valor inequívoco de nuestra sociedad estratégica», agradeció, y completó: «Querida amiga: la Argentina y Chile tienen una historia común de lucha por la independencia y de resistencia a las dictaduras».

• Trabajo conjunto

La respuesta de Bachelet tuvo un poco más de contenido, pero continuando en el mismo tono. La presidenta dijo que «el mejor homenaje que ese país y la Argentina pueden hacer» al libertador general San Martín será avanzar en un programa de trabajo conjunto para el período 2006-2010. «Hemos dado mandato a nuestros ministros para desarrollar un programa de trabajo conjunto en el período 2006-2010 para llegar al Bicentenario con una agenda común en áreas como el turismo, la minería, la educación y la salud, entre otras» y expresó su deseo de que Chile y la Argentina encuentren una solución adecuada a ambos estados en torno a la situación energética bilateral. «Vamos a continuar trabajando mirando las fórmulas que permitan que la relaciónentre Chile y la Argentina-vinculada al gas pueda tener solución adecuada a ambos países dentro de las condiciones que existen.»

No quiso hablar del conflictoentre la Argentina y Uruguay por la instalación de las papeleras en Fray Bentos, cuestión que definió como una situación «bilateral».

En lo formal y diplomático, el documento firmado por los dos presidentes presentado ayer habla de «la continuidad de la integración estratégica» entre ambos países para coincidir «en un destino común», y que se ratifica «la continuidad del proceso de integración estratégicas en marcha, subrayando la importancia de activar los mecanismos vigentes de consulta y coordinación política bilateral».

• Significación

El documento también señalaque «esta visita de Estado de la presidenta Michelle Bachelet a la Argentina, con la enorme significación de ser su primera visita al extranjero, ratifica la política de integración».

Los presidentes también consensuaron que la democracia es el «fundamento de una sociedad justa y equitativa» y que «la defensa y protección de los derechos humanos, la generación de empleo decente, la erradicación del hambre y la promoción de la educación universal» son los instrumentos básicos «para dignificar la vida de sus pueblos».

Finalmente, Bachelet hizo una contribución a los reclamos de la Argentina sobre las Islas Malvinas. A modo de cierre de la declaración, la gestión de Bachelet reiteró su respaldo «a los legítimos derechos de soberanía de la Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y de los espacios marítimos circundantes».

Dejá tu comentario