La Selección fue contundente y es finalista

Deportes

Argentina llegó a la final de la Copa América mostrando toda la categoría de sus individualidades y la vocación de jugadores talentosos que siempre buscan atacar y terminan derrumbando al rival.

Abrió el marcador con un gol de estrategia, lo amplió con otro tanto nacido del talento de Messi y lo aseguró con penal ejecutado magistralmente por Riquelme.

Ante un rival muy difícil, que tácticamente se paró muy bien y que planteó el partido tratando de anular a los mejores jugadores argentinos, éstos volvieron a demostrar que pueden ante cualquier esquema y rival.

México ya quedó atrás y ahora a la Selección le espera una final con un Brasil que tiene algunos destellos de su talento, pero que juega más parecido al «catenaccio» italiano.

El primer tiempo fue muy cerrado. La Selección argentina intentó manejar la pelota desde el primer minuto, con Verón y Riquelme como ejes, mientras que México retrasó sus líneas para jugar de contraataque aprovechando muy bien la velocidad de Guardado para superar a un lento Verón y agarrar mal parado a Zanetti, por lo que Ayala tuvo que cruzar muchas veces a espaldas de los dos.

Argentina no podía hacer pesar su dominio, porque tenía muy separados los mediocampistas de los delanteros y eso favorecía a los defensores mexicanos, que nunca se descuidaron ante la habilidad de Tevez y de Messi.

Dentro de ese panorama, las mejores llegadas fueron de México, que tuvo dos situaciones claras, pero sobre el final del primer tiempo, en una jugada preparada de tiro libre, Riquelme encontró solo a Heinze a espaldas de los defensoresy éste de zurda vencióa Oswaldo Sánchez y abrió el marcador.

México salió en el segundo tiempo con dos cambios buscando mayor poder ofensivo, plantó tres delanteros en la cancha con las entradas de Bravo y de Medina, y dominó los primeros minutos. Eso hizo que Argentina retrocediera sus líneas, lo que le provocó algunas dificultades defensivas. Hubo un remate de Nery Castillo en el travesaño y otro de Guardado que pasó muy cerca, cuando Abbondanzieri no tenía chances.

Sin embargo, en el primer contraataque, Argentina definió el partido. Pelotazo largo de Verón a Tevez, toque a Messi que definió con muchísima categoría «pinchando» la pelota por sobre la cabeza de Sánchez.

Esto descontroló a México, y Argentina lo aprovechó. Primero no pudo Riquelme ante la salida de Oswaldo Sánchez y después Magallón le cometió un penal a Tevez que Riquelme transformó en el tercer gol picándola con calidad.

Con el partido definido, México salió con mucho amor propio a buscar el descuento, y Argentina se dedicó a manejar la pelota con mucha lentitud, pero con el talento de Riquelme, Verón y compañía, y así, esperaba algún contraataque.

Argentina demostró ser el mejor equipo de la Copa América, tuvo habilidad, talento, gol y dos jugadores fuera de serie como Riquelme y Messi.

Ahora deberán vérselas con Brasil, pero más allá de que gane o pierda la Copa, demostró que se puede ganar jugando al fútbol ofensivo y sin retacear espectáculo.

Dejá tu comentario