Jubilación anticipada: debaten impacto en el mercado laboral

Economía

Analistas relativizan el alcance en función de que son menos de 30.000 personas las que cumplen con los requisitos para acceder al beneficio. Desde Anses destacan efectos positivos de la medida.

La puesta en marcha de la jubilación anticipada para personas con 30 años de aportes podría implicar mayor demanda y por ende producción y empleo, según estiman desde Anses, organismo que implementará la medida. En tanto, analistas económicos consultados por Ámbito anticipan que no habrá un fuerte impacto en el mercado laboral debido a que cumplen con los requisitos menos de 30 mil personas.

Santiago Fraschina, secretario general de la Anses, opinó acerca del impacto económico de la medida: “Le damos un ingreso a las personas que hoy no lo tienen, la inclusión previsional se transforma en consumo, producción, inversión, generación de puestos de trabajo, y este círculo virtuoso permite generar mayores recursos para Anses, para que el organismo pueda financiar una política expansiva en términos previsionales”.

Jubilación anticipadas y trabajadoras domésticas: de qué trataron los anuncios del Gobierno

En cuanto a las personas que van a poder acceder al beneficio, Fraschina explicó: “Ya tienen los 30 años de aporte, pero se los considera grandes para trabajar y jóvenes para jubilarse, las personas que pierden el trabajo a los 55 años les cuesta conseguir un nuevo empleo y reinsertarse laboralmente”.

Por otro lado, el economista de Anses aseguró que hay un “mensaje” detrás del contexto en el que se toma la medida, en medio de la negociación con el FMI por la deuda de u$s 44 mil millones. “En otro gobierno renegociar con el FMI implicaría pensar en políticas regresivas en términos previsionales, como el aumento en la edad jubilatoria. En medio de la discusión tomamos una agenda progresiva, damos jubilaciones anticipadas y sumamos años de aporte por tareas de cuidado”, opinó.

En cuanto al impacto general en el mercado de trabajo, Sergio Rottenschweiler, economista especialista en seguridad social, marcó que en este tipo de medidas pueden darse dos visiones. “Algunos consideran que las jubilaciones anticipadas pueden darles lugar a los jóvenes por la menor competencia en el mercado laboral, mientras que la otra lectura es que hoy habría que buscar que más gente postergue la edad jubilatoria”, aseguró.

Por otro lado, agregó que podría generar un “efecto desincentivo” para el trabajador que logra acceder a la jubilación anticipada, con un haber por encima de la media, en 50 mil pesos, siendo que será el 80% de la jubilación que le correspondería. Además, podría haber un “incentivo a la informalidad”, dado que esa persona podría buscar un segundo ingreso en la informalidad para no perder el beneficio.

Contexto

Si bien el economista consideró a la medida como “correcta”, agregó que debería pensarse en un “contexto más amplio” en el que se busquen medidas para solucionar los problemas de fondo del mercado de trabajo, como ampliar las licencias por paternidad o la oferta de jardines maternales. “Al mercado previsional se le pide que haga muchas cosas, y ahora también que se haga cargo del mercado laboral”, opinó Rottenschweiler.

En tanto, Rafael Rofman, director del programa de protección social de Cippec, contó que en el mundo se debate darle flexibilidad a los esquemas de la edad de retiro. “Algunos permiten que la gente se jubile antes, porque no tienen trabajo, pero lo que hacen es asegurarse de que no les convenga, te adelantan el pago pero te lo reducen a futuro. En este modelo ganás, porque es el 80% ahora, pero después es la totalidad”, opinó.

En la misma línea, Juan Luis Bour, investigador de FIEL, opinó que hay otros sistemas previsionales donde con los años de aporte se puede acceder a una pensión anticipada. “Si está bien diseñado, la persona podría seguir trabajando formalmente por un determinado valor actuarial, mientras que en este caso no puede percibir otro ingreso, y terminás desfinanciando el sistema hacia adelante”.

“La medida está bien intencionada para proteger a un grupo de personas, está bien responder a un problema de desempleo en la población en edad activa, pero se podrían usar otros mecanismos, como un seguro de desempleo en lugar de meterlo en el sistema previsional, donde ya hay 178 regímenes especiales”, agregó Rofman. En la misma línea, Jorge Colina de Idesa aseguró que con las restricciones presupuestarias que hay se debería pensar en las personas con mayores urgencias en el mercado laboral: “Hoy el vulnerable es el trabajador informal”.

Dejá tu comentario