Soja, imparable: cerró a u$s456,7 la tonelada en Chicago

Economía

La falta de precipitaciones en Brasil y la Argentina continúa presionando los precios al alza. Se espera que la cosecha total 2021 aporte divisas por más de u$s31.000 millones. Se activan, además, negocios por la mercadería disponible y la pax cambiaria.

La cotización internacional de la soja continúa su rally alcista: ayer en el mercado de Chicago subió más de u$s8 por tonelada en la jornada para cerrar a u$s456,7, su mayor valor en seis años.

El factor determinante que empuja las cotizaciones hacia arriba es la falta de precipitaciones en Sudamérica lo que afecta directamente a las campañas agrícolas de Brasil y Argentina, lideres en producción de la oleaginosa. En este marco, el mercado se muestra preocupado por las posibles mermas productivas que afectará directamente los suministros mundiales.

En tanto, en el mercado local, según el relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario, por soja con entrega contractual, se ofrecieron $ 27.800 por tonelada, es decir, $200 más que la última rueda de operaciones. En el tramo diferido, hubo posiciones abiertas de compra a diferencia del día viernes. Para enero se ofrecieron u$s325 por tonelada mientras que en febrero u$s320.

Para la próxima campaña comercial 2020/21, el segmento para la descarga entre abril y mayo se ubicó en u$s310 respectivamente.

Lo cierto es que bajo este escenario, las miradas continúan puestas en la necesidad de que llueva en las principales zonas productivas de Brasil y Argentina, para que no haya un fuerte recorte productivo. Mientas tanto, la suba de las cotizaciones brinda una excelente noticia para las arcas nacionales, ya que los principales complejos exportadores -trigo, maíz y soja- aportarían al menos u$s31.000 millones en divisas, lo que representa un crecimiento de más del 15% respecto con la actual campaña.

“Los escenarios que combinan caídas de volúmenes y de precios serían los menos favorables (entre u$s25,8 mil millones y u$s28,4 mil millones), pero afortunadamente son también poco probables, dado que una caída de producción importante en Argentina, particularmente en soja, difícilmente sea acompañada de una caída de precios internacionales, en el contexto en el que se encuentra el mercado, de menores existencias y demanda bastante firme”, explica la Fundación Mediterránea en su último informe.

En este marco, con subas de precios para la nueva cosecha y valores sostenidos para la soja de la campaña pasada y que todavía está en manos de los productores, los analistas advierten que podrían activarse negocios en las próximas semanas, e incluso que la paralización de los puertos por un conflicto gremial estaría frenando muchas de estas operaciones.

Este último punto es clave, porque la economía local tendría una inyección de dólares -muy necesarios, en los primeros meses del 2021 y esa situación se empalmaría con el ingreso de divisas de la nueva cosecha a partir de mayo próximo.

Por su parte, los analistas del mercado recomiendan a los productores aprovechar las oportunidades que brindan las actuales cotizaciones y cubrirse con la toma de posiciones en los mercados futuros. De consolidarse estas subas y si el clima finalmente acompaña los ingresos para la economía argentina podría convertirse en la tabla de salvación para el año próximo.

Dejá tu comentario