Trigo: arrancó la siembra en medio un mercado revolucionado

Economía

India prohibió las exportaciones del cereal lo que suma mayor tónica alcista. Son récord las ventas anticipadas de los exportadores locales.

Pocos días atrás arrancó la siembra de trigo en la Argentina y las primeras proyecciones adelantan que se implantarían un total de 6,35 millones de hectáreas con un potencial de rendimiento a cosecha de 19 millones de toneladas. De confirmarse este escenario será una muy buena campaña, pero que no superará al récord del año pasado cuando se obtuvieron casi 21 millones de toneladas que generaron divisas al país por alrededor de u$s4.000 millones. De cualquier manera, los altos precios internacionales del cereal de invierno dejan entrever un nutrido ingreso de dólares pero también mayor presión para los precios internos.

El viernes pasado en Chicago el trigo terminó la rueda cotizando a u$428,9 la tonelada, lo que representa 69,2% más de lo que valía hace un año atrás cuando comenzaba la siembra del cereal de la campaña 2021/22. En este contexto de máxima tónica alcista para el precio de los granos cuando se prolonga el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, este fin de semana India pateó el tablero y directamente prohibió las exportaciones del cereal para cuidar su mercado interno. El gobierno indio dijo que de todas formas permitiría exportaciones respaldadas por notas de crédito ya emitidas y a países que soliciten suministros "para satisfacer sus necesidades de seguridad alimentaria". Aunque no es uno de los principales exportadores de trigo del mundo, la prohibición de India podría impulsar los precios mundiales a nuevos picos dado que la oferta ya es escasa, lo que afecta especialmente a los consumidores pobres de Asia y África.

El factor precio es un punto clave para crecer en ingreso de divisas de la Argentina pero también suma presión en el mercado interno, justo cuando el Gobierno intenta poner en marcha el fideicomiso triguero con el objetivo de compensar el precio mayorista de la harina que es destinada a la fabricación de pan y productos farináceos de la canasta básica como los fideos. Aunque el mecanismo ya está establecido y el dinero recaudado a partir de la suba de las retenciones a los subproductos de la soja, unos u$s400 millones, irían directamente a compensar el precio del trigo en el mercado interno, algunos cámaras y empresas molineras continúan en contra de esta medida lo que podría, en la práctica, complicar su implementación o que los productos a partir del producto subsidiado lleguen rápido a las góndolas de los supermercados.

En la vereda de enfrente, y al ver que el mercado internacional está en un punto máximo de precios y tensión, los exportadores aprovecharon para adelantar exportaciones del cereal de la campaña 2022/23 que apenas comenzó a sembrarse días atrás. Según los registros oficiales el volumen de equilibrio establecido por el ministerio de Agricultura en 10 millones de toneladas, estaría pronto a completarse y a partir de ahí se irá revaluando teniendo en cuenta el avance de la campaña agrícola.

La prioridad del Gobierno es que más allá de que puede presentarse un escenario favorable para volcar trigo a los demandantes mercados internacionales, no falte trigo en el mercado interno o que los altos precios internacionales no le sumen presión a la ya muy encarecida canasta de productos básicos.

Dejá tu comentario