Un preso escapó del hospital, se tiroteó con penitenciarios y se suicidó

Información General

Nicolás Nahuel Crause cumplía una condena por robo agravado. Luego de tragar una bombilla y un tenedor fue internado. Allí pidió permiso para ir al baño, esposó a un custodio y robó las armas de dos oficiales antes de huir.

Un preso que terminaba su condena en noviembre de 2021 escapó del hospital donde lo tenían tras la ingesta de una bombilla de mate y un tenedor y se tiroteó con efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) durante una persecución para luego suicidarse en Ensenada de un disparo en la cabeza.

Fuentes oficiales señalaron que el recluso, identificado como Nicolás Nahuel Crause Lara estaba detenido por robo agravado desde mayo de 2015 en la Unidad número 35 de Magdalena, desde donde el lunes por la noche lo derivaron al hospital San Martín de La Plata.

En el centro asistencial lo atendieron por la ingesta de una bombilla de mate y un tenedor, y cuando faltaba un rato para que le dieran el alta y así trasladarlo de vuelta al penal, Crause Lara pidió ir al baño.

Fue ahí que uno de los oficiales del SPB que lo tenía que custodiar, había ido a un kiosco y el otro le permitió ir al baño, pero sin las esposas.

De acuerdo a la versión de la investigación, el detenido en un instante de confusión logró revertir su situación y esposó al custodio en la cama, le robó su arma y luego tomó la de su compañero, que la había dejado en la habitación dentro de un bolso.

Crause Lara se liberó y huyó con las dos armas, mientras el agente que no presenció la escena subía a la habitación sin saber nada de lo sucedido.

El recluso se acercó un comercio de la zona y le pidió a la mujer que lo atendía que le pidiera un remis porque había sufrido un robo y necesitaba volver a su casa.

En tanto, el custodio se enteró de lo que había pasado con sus compañeros y lo soltó al que estaba esposado a la cama para luego ir juntos a buscar al prisionero.

Al salir a la calle vieron al recluso cuando se subía a un automóvil para escapar, por lo que los oficiales pidieron otro remís y lo siguieron para ver hacía dónde se dirigía. En paralelo, daban aviso a la Policía Bonaerense para pedir refuerzos.

Crause Lara sin sospechar que lo seguían, descendió en una estación de servicio, ubicada en la intersección de las calles 122 y 46, en Ensenada.

Sin embargo, ya con varios patrulleros alertados, lo observaron mientras caminaba por el playón hacía la tienda de la estación. Según informaron en ese momento le dieron la voz de alto y comenzó un violento tiroteo.

De acuerdo a la primera versión de los hechos, Crause Lara al verse acorralado se suicidó de un tiro en la cabeza dentro del kiosco del lugar.

Ante esta situación, la división de Asuntos Internos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) inició sumarios contra los tres agentes carcelarios que estaban encargados de que el detenido no se escapara.

EL SPB explicó que al momento de la fuga en el Hospital hubo "serias irregularidades" en el accionar de los penitenciarios, entre las cuales aparece la situación de que le hayan quitado las esposas cuando el detenido solicitó ir al baño.

Asuntos Internos del SPB dispuso el inicio de un sumario y el pase a disponibilidad preventiva de los tres agentes de la Unidad número 35 Magdalena.

Se trata del Jefe de la Sección de Guardia de Seguridad Exterior del penal y de los dos custodios del detenido: un oficial adjutor y un sargento. Ahora se investiga si hubo negligencia o complicidad en el accionar.

En la causa intervino el fiscal Álvaro Garganta, titular de la UFI número 11 de La Plata.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario