Qué debe ocurrir para que EEUU permita el ingreso de vacunados con Sputnik

Información General

La Casa Blanca ordenó exigir a los adultos extranjeros el esquema completo de vacunación para poder ingresar a territorio estadounidense. Sin embargo, la vacuna del Instituto Gamaleya no ha sido aprobada por la OMS por lo cual aún no está dentro de las habilitadas por EEUU.

El Gobierno estadounidense anunció recientemente la prohibición de ingreso al país de quienes no estén vacunados. Sin embargo, también puso una restricción para quienes hayan sido inoculados con algunos fármacos como la Sputnik V, ampliamente aplicada en Argentina. Qué debería ocurrir para que los argentinos puedan ingresar aún contando con esas vacunas.

Debido a la presencia de variante Delta y ante el riesgo de agravar la situación, la Casa Blanca ordenó exigir a los adultos extranjeros el esquema completo de vacunación para poder ingresar a territorio estadounidense. La medida, que comenzará a regir en noviembre, fue anunciada en paralelo con la apertura de fronteras para viajeros provenientes de Unión Europea, Reino Unido, Brasil, China, India, Sudáfrica e Irán.

Sin embargo, con estar vacunado no alcanza, ya que es obligatorio haberse aplicado alguna de las dosis que actualmente están aprobadas por la Organización Mundial de la Salud. Esto excluye por el momento a la vacuna Sputnik V, producida por el Instituto Gamaleya de Rusia.

EEUU actualmente considera como aprobadas aquellas vacunas que han sido analizadas por la FDA (reguladora local) o la OMS, como ocurre en el caso de la AstraZeneca.

Para que los viajeros vacunados con Spuntik V puedan ingresar a Estados Unidos, debería contar con la aprobación de alguno de los dos organismos mencionados. A priori, la opción más plausible para el fármaco desarrollado por Gamaleya durante las últimas horas parecía llegar desde la OMS, pero que finalmente distintas trabas frenaron el proceso.

Qué debería cambiar para los argentinos vacunados con Spuntik V

La OMS se prestaba a pre-aprobar el fármaco pero días atrás informó que había encontrado múltiples infracciones en una fábrica de Pharmstandard en la ciudad rusa de Ufa. En una conferencia de prensa de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una rama regional de la OMS, el subdirector Jarbas Barbosa confirmó la suspensión.

"La oferta de Rusia para la autorización de emergencia se ha suspendido después de que se descubrieron varias infracciones de fabricación durante una inspección de la OMS en Rusia en mayo", dijo y agregó que el proceso para el listado de uso de emergencia (EUL) del Sputnik V se suspendió ya que la planta a disposición no se encontraba en las mejores prácticas de fabricación.

Al mismo tiempo, explicó que ya había abordado sus preocupaciones y que los inspectores no habían cuestionado la seguridad o eficacia de la vacuna. Sin embargo, científicos independientes y figuras de la industria dijeron a The Moscow Times que las fallas en la fabricación podrían comprometer la calidad de la vacuna.

La salida a este entuerto podría llegar de la mano de nuevas inspecciones. Así lo dio a entender la propia OMS el día miércoles, al señalar que todavía estaba esperando una actualización de Pharmstandard.

De efectuarse los cambios exigidos por la organización sanitaria, el camino hacia la aprobación de emergencia podría volver a allanarse en el corto plazo. Sin embargo, por el momento ni la OMS ni Moscú han anunciado nuevas inspecciones que permitan certificar la calidad de la vacuna.

Una vez aprobada la OMS, la suerte de la vacuna debería correr el mismo camino que ocurre actualmente con la desarrollada por Oxford-AstraZeneca. El fármaco elaborado por la universidad británica y el laboratorio anglo-sueco no cuenta con el visto bueno de la FDA de EEUU, pero sí de la OMS, lo cual habilita a los viajeros que hayan sido inoculados con dichas dosis a ingresar a territorio estadounidense.

Hasta el momento, los inoculantes aprobados por la OMS son los desarrollado por Pfizer-Bionetch, AstraZeneca, Johnson & Johnson-Janssen, Moderna, Sinopharm y Sinovac.

Dejá tu comentario