Pakistán: al menos 41 muertos en un sangriento triple atentado

Mundo

Tres suicidas con bombas atacaron a una ermita sufí en la ciudad oriental pakistaní de Lahore, causando la muerte de al menos 41 personas y heridas a más de 120, dijeron funcionarios, en el segundo gran ataque a la ciudad en un mes.

En el momento del ataque había centenares de devotos visitando el templo del santo sufí persa Syed Ali Hajwairi, comúnmente conocido como Data Gunj Bakhsh, ubicado en el corazón de la ciudad.

Grandes números de musulmanes en Pakistán visitan templos y mezquitas durante las noches del jueves y durante el viernes.

"Cadáveres de muertos están esparcidos por todo el patio de la ermita", dijo el fotógrafo de Mohsin Raza desde el lugar. "Hay sangre por todas partes. Dos de los muertos eran mis amigos. Es demasiado horripilante", dijo conmocionado.

Uno de los atacantes se inmoló en la puerta del recinto repleto mientras otros dos ataques ocurrieron en el sótano de la ermita, donde había personas haciendo abluciones para las oraciones.

Sajjad Bhutta, administrador jefe de la ciudad, dijo que al menos 41 personas murieron y 122 resultaron heridas.

Mian Rauf, un testigo, dijo que los devotos se inclinaban en el mausoleo y el patio para una oración final cuando ocurrieron los ataques.

"Primero hubo tres pequeñas explosiones. La gente entró en pánico y comenzó a correr. Pero en momentos hubo grandes explosiones", narró.

"Todo era caos. La gente gritaba por ayuda y corría de un lado para otro. Toro era humo. No podía verse nada y sólo se escuchaban gritos", señaló.

Los militantes talibanes suelen detestar la rama sufí del Islam y desaprueban las idas a ermitas, que es una costumbre popular entre muchos pakistaníes.

Militantes ligados a Al Qaeda y los talibanes han desatado una ola de ataques a lo largo del país para vengar las ofensivas militares en sus bastiones en el noroeste, cerca de la frontera con Afganistán.

Aunque la mayoría de los ataques de represalias militantes han ocurrido en el noroeste, en los últimos meses los militantes han aumentado los ataques en el corazón del país, principalmente en la provincia central de Punjab. Lahore es la capital de Punjab.

Dejá tu comentario