Reino Unido vuelve a enfrentar a la Unión Europea por el protocolo de Irlanda y escala la tensión

Mundo

Londres amenazó con medidas unilaterales si no hay flexibilidad en los acuerdos aduaneros pos Brexit. Bruselas jugó la carta del fina del acceso al mercado común.

El gobierno de Boris Johnson en Reino Unido advirtió el jueves que no tendrá "más remedio que actuar" unilateralmente si la Unión Europea (UE) no muestra la "flexibilidad necesaria" para modificar los acuerdos aduaneros pos Brexit en una Irlanda del Norte políticamente paralizada por los unionistas.

En una conversación telefónica con el vicepresidente de la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE), Maros Sefcovic, la ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss, defendió que "la situación en Irlanda del Norte es una cuestión de paz y seguridad interna para el Reino Unido".

"Si la UE no muestra la flexibilidad necesaria para ayudar a resolver estas cuestiones, entonces, como gobierno responsable, no tendríamos más remedio que actuar", añadió.

La Unión Europea (UE) reaccionó advirtiendo que acciones unilaterales que afecten el protocolo de Irlanda del Norte serían inaceptables, y que el tema sigue siendo motivo de "gran preocupación".

En opinión del influyente Sefcovic, una acción unilateral que impida la aplicación del Protocolo "simplemente no es aceptable". "Esto dañaría la confianza entre la UE y el Reino Unido", dijo.

Tal gesto también socavaría "las condiciones que son esenciales para que Irlanda del Norte continúe teniendo acceso al mercado único de bienes de la Unión Europea", apuntó la declaración.

Embed

El ejecutivo de Boris Johnson quiere renegociar en profundidad el denominado "protocolo de Irlanda del Norte", firmado con Bruselas cuando abandonó la UE. Pero los responsables del bloque europeos sólo están dispuestos a hacer "ajustes".

Si las conversaciones, iniciadas hace meses, no avanzan Londres ha amenazado con suspender unilateralmente parte del texto, lo que podría desencadenar graves represalias comerciales de la UE.

La oposición al protocolo tiene paralizadas las instituciones regionales en Irlanda del Norte.

El partido unionista DUP, ahora segunda fuerza en el parlamento regional tras la histórica victoria del partido republicano Sinn Fein, se niega a permitir la formación de un gobierno hasta que se supriman los controles aduaneros impuestos por el protocolo entre esa región británica y el resto del Reino Unido.

Afirmando querer proteger "la paz y la estabilidad" en Irlanda del Norte, Truss pidió a la UE que sea "más pragmática" y lamentó que Sefcovic afirmara que "no hay margen para ampliar el mandato negociador de la UE ni para introducir nuevas propuestas que reduzcan el nivel global de fricción comercial".

Según el diario The Times, Londres tiene previsto tomar medidas la semana que viene, entre ellas suspender la obligación de inspeccionar las mercancías que llegan a Irlanda del Norte procedentes del resto del Reino Unido.

El acuerdo aduanero introducido por el protocolo pretende evitar el regreso de una frontera física entre la región británica y la vecina República de Irlanda -país miembro de la UE- para no amenazar la paz acordada en 1998 tras tres décadas de sangrientos conflictos entre unionistas protestantes y republicanos católicos.

Dejá tu comentario