Cómo cambiar hábitos y dejar de vivir en piloto automático

Opiniones

Somos animales de costumbre, de hábitos. Tener rutinas automáticas incorporadas le ayuda a nuestro cerebro a ahorrar energía.

Somos animales de costumbre, de hábitos. Tener rutinas automáticas incorporadas le ayuda a nuestro cerebro a ahorrar energía.

El problema está en que muchas veces esos comportamientos arraigados son poco saludables, no favorecen nuestro bienestar y por sobre todo van en detrimento del mismo.

Habitualmente vivimos parte del tiempo en piloto automático, distraídos, en un estado de semi- conciencia sobre lo que nos pasa y nuestros comportamientos. ¡Encontramos excusas para todo!

Un hábito saludable es una acción que se repite en el tiempo y afecta de forma positiva a la salud y al bienestar físico y emocional.

Comer por ansiedad y no por hambre real, incorporar más vegetales, disminuir el consumo de alimentos refinados, mejorar la calidad de ciertos alimentos, moverme más, dejar de picotear a toda hora, disminuir el consumo de alcohol. Estos podrían ser algunos ejemplos de comportamientos a modificar.

¿Cómo formar hábitos saludables de manera efectiva?

Te acerco al menos 3 condiciones necesarias para tu proceso de cambio:

  • Tener el deseo y la motivación suficiente que me permita crear nuevas rutinas, mejorar o reemplazar hábitos arraigados. Es indispensable para esto encontrar el para qué, una razón suficiente e importante para mí para querer lograr o cambiar una rutina.

Algunas preguntas que te ayudarán a desarrollar la motivación para el cambio: ¿Qué gano con el cambio que me propongo? ¿Qué pierdo? ¿Para qué quiero lograr este nuevo hábito? ¿Dónde encontraré la motivación necesaria para poder sostenerlo?

  • Necesito el saber, es decir qué debo hacer para lograr formar el hábito que deseo. Es la información para lograr mi meta. Por ejemplo, en el caso del estilo de vida, podría ser obtener asesoramiento profesional sobre la composición de alimentos, qué quiere decir alimentarse de manera saludable, qué comprar, cómo preparar y combinar los alimentos

  • La práctica. Esta es una de las claves para incorporar un hábito, es pasar de la teoría a la acción, es empezar y repetir. De esta manera convertiremosel hábito en habilidad.

Las ganas, el saber y la práctica no son suficientes para cambiar. Para cambiar hay que tener un plan, objetivos claros y precisos, coraje, disciplina y determinación. Las recaídas son parte del proceso de cambio pero si contamos con determinación volveremos a empezar, lo intentaremos nuevamente, nos enfocaremos y estaremos atentos dejando pasar los pensamientos que vienen a nuestra cabeza y que aparecen como obstáculos al logro de nuestros objetivos. Esto nos ayudará a no caer nuevamente en las rutinas automáticas arraigadas.

Tener en claro lo que uno quiere cambiar puede ser un muy buen comienzo, declarar en un papel un listado corto y alcanzable de metas sencillas, bien específicas con fechas de implementación.

  • ¿Qué quiero conseguir específicamente?
  • ¿Para qué?
  • ¿Cómo?
  • ¿En qué plazo voy a lograrlo?
  • ¿Es alcanzable? ¿Qué obstáculos podrían surgir que interfieran el cumplimiento? Aquí es importante evaluar y verificar si la meta planteada es realista teniendo en cuenta los recursos, capacidades y herramientas con las que cuento.
  • ¿Qué recordatorios voy a ponerme para cumplir mis objetivos? Pueden ser carteles, notas, alarmas en el celular.

¿Fácil? No, para nada. Al principio puedo estar más motivado por lograr cambios, además implementar los nuevos hábitos puede resultarme incómodo o "sacrificado" pero vale la pena.

¿Qué nuevos hábitos te proponés incorporar o modificar?

(*) Lic. en Nutrición, Coach de salud Certificada, Especialista en Bienestar Organizacional

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario