CUENTOS DE LA PANDEMIA XVIII: "En el Teatro, el show debe continuar"

Opiniones

Hasta el 19 de marzo de 2020 me subía a cuanto escenario podía para representar mis textos de stand up. Ahora soy yo la que entro en sus casas, toco la puerta, es un salir a escenar, sin salir a escena.

CUENTOS DE LA PANDEMIA es una sección de Ambito.com donde se publican cuentos breves, historias, relatos, crónicas o ensayos de ficción, vinculados a la pandemia del coronavirus Covid-19.

“Seguro me confunden con Julia Roberts, me pasa seguido. ¿Cómo están ustedes? Yo, en mi mejor momento económico, afectivo y emocional”.

Así pasó a ser mi saludo para dar inicio a la función de teatro a través de la pantalla durante la pandemia. Necesito tantear el ánimo del público y ver por dónde ir. La pantalla es “la 5ta pared” del escenario de la sala, así la bauticé en honor al concepto de 4ta pared en el teatro. Los actores nos imaginamos las 3 paredes físicas del escenario y la 4ta es la relación entre el público y nosotros. En este tiempo hacer teatro es para mí es una experiencia bien diferente a la que conocía. Para abrir la sala del teatro necesito la pantalla, la 5ta pared, donde los espectadores están acomodados en sus casas y soy yo quien irrumpe de sus vidas.

Hasta el 19 de marzo de 2020 me subía a cuanto escenario podía para representar mis textos de stand up. Ofrecía un show mensual en un famoso complejo teatral de la Av. Corrientes y participaba de cuanto show privado y evento era convocada. Dejaba a mis hijos y mi vida cotidaiana para hacer teatro. Maquillada, con mis mejores pilchas y zapatos escalaba escenarios para subirme a otro mundo. Emprendía un viaje donde la anfitriona era yo. El público asistía a al espectáculo eligiendo eso, dispuesto, abierto, receptivo, habiendo pagado una entrada. Disfrutaba un café concert con música, show una pizza y una actriz que intentaba entretenerte. Ahora soy yo la que entro en sus casas, toco la puerta, es un salir a escenar, sin salir a escena.

¿Cómo lo vas a lograr?, me lo pregunté muchas veces. Qué se yo, yo que sé, me respondía inténtalo. FIjate qué sale, es la única chance de saber de qué se trata esto.

Hice un stand up por delivery en formato de audiovisual, le escapé al Zoom. Hasta que me pidieron un cumple sorpresa. Lo hice en formato de video como quien se escapa sigilosamente de algo que no quiere enfrentar hasta que no me quedó otra que hacerlo. Hice mi rutina previa para salir a escena, mi cábala, la que hago siempre y la que me hace sentir en el aire. Consiste en contar 5, 6, 7 y va. Respirar profundo y hacer una vuelta en el lugar, mover el pelo de un lado al otro y volver sobre el mismo eje. Cuando la pruebo en casa dar una vuelta en el lugar me choco con el lavarropas, doy dos saltos y me pego con la rodilla en el bajo mesada de la cocina. Exclamo y sigo. Hoy tengo la oportunidad de ofrecer cumpleaños personalizados. La primera vez me sentía una porrista americana, una animadora de cumpleaños infantil, esos servicios que uno no elige pero que vienen incluidos en un combo fiesta. Así arranqué pensando que la gente en posición sofá se preguntaría ¿a ver con qué cosa nueva me va a sorprender esta chica?

Además, en el transcurso de la pandemerda sostengo mis clases de economía. Sí, doy economía a 3er año del secundario. Tengo que ponerle condimento a las temáticas más pesadas: los bancos, la inflación, el desempleo y la tasa de interés, por ejemplo. Doy clase en el horario de almuerzo que es más para dormir una siesta, Sin embargo, apelé al humor que me salvó una vez más en mi vida para jugar y que llegue a las alumnas la energía de la clase presencial. Las hago pasear por los temas con preguntas, cambio los tonos de voz, les doy ejemplos cercanos, las llevo a mi mundo de la comedia.

El desafío más sugrente para mi es intuir las señales de vida que hay del otro lado de la pantalla, cómo adivinar desde las muecas y gestos, si les gusta, si hay vibración en las caras, si mueven las cejas, si golpean la mesa o se levantan para ir al baño y se van. En fin es pura fantasía, tratás de controlar al que la derecha que bosteza, el que arregla la maceta, del que chatea, del que se copa y te acompaña con las palmas como un recital mudo. En fin es una energía en celofán sin piel ni vibra pero yo sigo viviendo el texto, desplegando los brazos, manos y gestos al 100% con guiones donde el público se incluye desde el arranque.

Y así atravieso este viaje de hacer teatro, la hora de reirme de mi misma y de hacer reir a los demás. Dejar de lado la diaria de 17 zooms semanales de tareas escolares, actividades deportivas devenidas en digitales con antiparras y patas de rana incluidos. Mejor dar una vuelta, girar en el lugar y probar el paso sin perder estabilidad de 5, 6, 7 y va, el show debe continuar.

Cuentos de la Pandemia Teatro en pandemia show debe continuar.jpg
Cuentos de la Pandemia XVIII:

Cuentos de la Pandemia XVIII: "Teatro en pandemia, el show debe continuar"

Este cuento forma parte de la iniciativa Escribir alivia, de Lili Ochoa De la Fuente. ¿De qué se trata? En su charla “Cerebro, corazón, pulmón y escritura”, Lili te cuenta cómo la escritura alivia. Te invita a probar y a enviarle lo que escribas a ochoadelafuente@gmail.com

Para leer más Cuentos de la Pandemia:

CUENTOS DE LA PANDEMIA I: "Clase a distancia en cuarentena"

CUENTOS DE LA PANDEMIA II: "La Rabia"

CUENTOS DE LA PANDEMIA III: "Qué día es hoy"

CUENTOS DE LA PANDEMIA IV: "Retorcijones"

CUENTOS DE LA PANDEMIA V: "La casa de los sordos"

CUENTOS DE LA PANDEMIA VI: "El amante pandémico"

CUENTOS DE LA PANDEMIA VII: "WENYI"

CUENTOS DE LA PANDEMIA VIII: "La tormenta"

CUENTOS DE LA PANDEMIA IX: "Olivia tiene miedo a salir"

CUENTOS DE LA PANDEMIA X: "La selva que hay en mí"

CUENTOS DE LA PANDEMIA XI: "Como luciérnagas en el pulmón de manzana"

CUENTOS DE LA PANDEMIA XII: "Una excursión al mundo exterior"

CUENTOS DE LA PANDEMIA XIII: Despertarse cada mañana y preguntarse: ¿qué día es hoy?

CUENTOS DE LA PANDEMIA XIV: "La Cocina de Teresita"

CUENTOS DE LA PANDEMIA XV: "El ritual de la soledad"

CUENTOS DE LA PANDEMIA XVI: "Coronita"

CUENTOS DE LA PANDEMIA XVII: "Te quiero"

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario