También los espiados firman junto a Macri, ahora el turno del "enano"

Política

Vidal, Larreta y Santilli aceptaron acompañar el mensaje en defensa del gobierno de Macri. Crece la causa con más pruebas que se conocen. Marcos Peña, imputado, y Bullrich, exempleadora del detenido Ruiz, promotores.

Cuando más pruebas del espionaje macrista toman estado público, más crece la preocupación del ingeniero Mauricio Macri. Su abogado Pablo Lanusse sigue de cerca la causa del juzgado federal 1 de Lomas de Zamora como la denuncia de la UIF ante Julián Ercolini.

Después del “asco” de Diego Santilli por lo que supo de su seguimiento, y que Rodríguez Larreta y Emilio Monzó pidieron ser querellantes, Marcos Peña, imputado en el expediente Mesa Judicial macrista, impulso con Patricia Bullrich una declaración en busca de una salvación frente al silente Macri.

“Los integrantes de Juntos por el Cambio queremos decir que estamos tranquilos, porque creemos en la integridad moral de Darío (Nieto) y confiamos en que la Justicia demostrará que es inocente”, señala el comunicado titulado “Unidos en defensa de la verdad y la transparencia”.

Llamó la atención que el mensaje de la alianza política no condenase el espionaje fraguado por la cúpula de la AFI y ejecutado por agentes, muchos de ellos en la actualidad arrepentidos y brindando información.

También sobresalen los “firmantes víctimas”, que apoyaron la propuesta de defensa elaborada. María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli aceptaron acompañar el mensaje junto a exfuncionarios que recibieron en la Casa Rosada, por ejemplo, a espías de la AFI que perseguían a políticos oficialistas y opositores por igual.

El secretario privado de Macri, Darío Nieto, fue allanado por orden del juez Federico Villena a partir de diálogos entre Susana Martinengo (encargada de responder las cartas del Presidente) y Jorge Sáez (agente orgánico de la AFI).

Un diálogo entre Martinengo y Sáez trascendió:

Sáez: Susi, disculpame, no te dejo dormir. Acabo de cortar con Diego (sería Dalmau Pereyra). Esto te lo digo a vos. Hoy el nuestro, (Gustavo) Arribas, se junta con él (Macri) y le va informar de todo lo que sucede en Provincia de Buenos Aires.

Martinengo: Sí, yo recién hablé con Nieto. Le dije que viene complicada la cosa.

Sáez: Moreno, Morón, Avellaneda. Le dije a Nieto, sugerile que deje pasar diciembre.

Martinengo: Este es un agite de los que están adentro en Ezeiza (se refiere a los presos en el penal de Ezeiza).

Sáez: Sí, sí, los que están adentro y los que van a entrar.

De acuerdo a las fuentes judiciales ligadas a la investigación comentaron que esto, entre otros indicios, activaron la medida dictada a Nieto. Celulares, computadores y pen drives fueron incautados para peritarlos. Una hipótesis es que el secretario privado llevaría los reportes de inteligencia ilegal al expresidente.

Cerebro jurídico

La sensibilidad del caso generó que el abogado de Sáez, Alfredo Oliván, solicitase la semana pasada “protección” ante Villena e inclusive, en la comisión de inteligencia presidida por el diputado Leopoldo Moreau. Este exagente penitenciario estaría dispuesto a brindar más información si tuviera acceso a la figura del arrepentido.

Alan Ruiz, el exjefe operativo de la AFI dirigida por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, está detenido y su defensa, Leandro Emsani, recusó a los funcionarios judiciales por denegar la excarcelación. Ruiz era hombre de confianza de Patricia Bullrich (firmante del comunicado) en el ministerio de Seguridad y cuando pasó a integrar las filas de los espías, resultó funcional a Majdalani.

El expediente sustanciado por Villena seguirá su camino a pesar del reclamo del fiscal Guillermo Marijuan de llevar la pesquisa a Comodoro Py.

Una fuente de la comisión de inteligencia integrada por senadores y diputados resume lo que pasó hasta ahora en el espionaje macrista: “El testimonio más importante que tuvimos nosotros ha sido el de Martín Coste”.

Pero, ¿quién es Martín Coste? Un funcionario del servicio de inteligencia vernáculo por más de 20 años, que explicó el rol de Juan Sebastián De Stefano, director jurídico de la central de inteligencia como el tipo de órdenes que baja Silvia Majdalani, la exseñora 8.

Coste dio detalles del sistema judicial que llevó adelante la AFI para montar seguimientos, intervenir teléfonos y los actores involucrados en la empresa.

La cobertura jurídica correspondía al “enano”, un hombre del radicalismo que le gusta pasear por el mundo. Incluso alcanzó una imagen junto al papa Francisco.

De Stefano emergió a las primeras planas de los matutinos cuando el suspendido magistrado Luis Carzoglio recibió una visita en su despacho. El “enano” llegó junto a Fernando Di Pasquale pretendiendo que el juez firmara una orden de detención contra Hugo y Pablo Moyano. Fue la época de los arrepentido dirigidos.

El martes, por la tarde, De Stefano está citado a la comisión de inteligencia. Los indicios surgieron merced al testimonio del ex director de Contrainteligencia de la Agencia Federal de Inteligencia, Martín Coste.

Coste asumió el puesto luego de que Dalmau Pereyra fue corrido por la línea dura. “Alan Ruiz recibía órdenes directas de la exsubdirectora de ese organismo Silvia Majdalani”, afirmó Coste.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario