Información General

Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica a la bióloga cordobesa Sandra Díaz

La investigadora superior del Conicet fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología". La profesional participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas.

La bióloga cordobesa Sandra Díaz fue galardonada con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica junto a su par estadounidense Joanne Chory, por sus trabajos pioneros relacionados con el cambio climático y la biodiversidad.

Su trabajo, desarrollado por separado en sus países respectivos, "las ha situado en la vanguardia de nuevas líneas de investigación con futuras implicaciones destacadas en la lucha contra el cambio climático", indicó el jurado en un comunicado.

La investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, de 57 años y graduada de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".

Especializada en Botánica, Díaz participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas, así como también ha estudiado cómo la biodiversidad permite combatir el cambio climático global, al favorecer las plantas la captura de carbono atmosférico.

En esto, su trabajo enlaza con el de la estadounidense Chory, quien según recordó el jurado ha estado estudiando "el desarrollo de plantas capaces de absorber hasta 20 veces más dióxido de carbono del aire que las normales".

Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica a la bióloga cordobesa Sandra Díaz

Dicho proyecto pionero tiene lugar en el Instituto Salk, en La Jolla (California), donde esta científica de 64 años dirige la Harnessing Plant Initiative. El programa consiste en editar genéticamente esas plantas, de manera que puedan absorber más dióxido de carbono, por lo que según valoró el jurado, "se trata de un proyecto de investigación que lucha contra el calentamiento global y, por tanto, el cambio climático".

Antes del anuncio de este miércoles las dos habían acumulado ya numerosos premios: Joanne Chory recibió entre otros el Premio LOreal-Unesco para Mujeres en Ciencia, y Sandra Myrna Díaz el Konex de Platino en Biología y Ecología, entregado por la fundación homónima argentina, y el Bernardo Houssay, otorgado por el Gobierno de su país. Díaz es además miembro electo de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la Academia de Ciencias de Francia y la británica Royal Society.

Las dos biólogas suceden en la lista de premiados en esta categoría al sueco Svante Pääbo, reconocido por su secuenciación del ADN de especies extintas hace miles de años, como el hombre de Neandertal.

El de Investigación Científica y Técnica es el séptimo de los ocho premios internacionales Princesa de Asturias, considerados como los Nobel del mundo hispánico. En esta ocasión, competían en la categoría 46 candidaturas procedentes de 23 países.

El galardón consiste en una escultura de Joan Miró y una dotación de 50.000 euros (unos 56.000 dólares), además de un diploma y una insignia.

Como es costumbre, los premios los entregarán los reyes de España, Felipe y Letizia, en un acto solemne previsto en octubre en Oviedo, capital de la región de Asturias.

Hasta ahora, los galardonados este año han sido el director teatral británico Peter Brook en la categoría de Artes, el madrileño Museo del Prado en Humanidades, el matemático e ingeniero estadounidense Salman Khan en Cooperación, la esquiadora norteamericana Lindsey Vonn en Deportes, su compatriota Siri Hustvedt en Letras, y el cubanoestadounidense Alejandro Portes en Ciencias Sociales.

Trayectoria y reconocimientos

Sandra Díaz ya había recibido tiempo atrás el Premio Científicos Fundación Bunge y Born 2019, por su trayectoria y aportes. Doctora en Biología por la Universidad Nacional de Córdoba, Doctora Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires, miembro de las Academias de Ciencias de Argentina, Estados Unidos, Francia y el Mundo en Desarrollo, miembro honorario de la Sociedad Británica de Ecología y miembro extranjero de la Royal Society de Londres.

Díaz fue destacada del siguiente modo por el jurado de la Fundación Bunge y Born: "Sandra Díaz ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del concepto de diversidad funcional, que se define como el tipo, rango y abundancia relativa de los caracteres funcionales presentes en una comunidad". A su vez, "a través de contribuciones teóricas, metodológicas y empíricas, ha demostrado cómo los caracteres biológicos de las plantas vasculares influyen sobre su vulnerabilidad al cambio climático, y las consecuencias que esto trae para el funcionamiento de ecosistemas".

Anteriormente, recibió el Premio Cozzarelli (2008), el Premio Margalef en Ecología (2017), el Premio Senckenberg para la Investigación de la Naturaleza (2019) y el Premio Gunnerus en Ciencias de la Sostenibilidad (2019). Fue mencionada por la revista Nature, en 2018, como uno de los cinco científicos to watch (para mirar) en 2019 por co-liderar el Informe Global de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario