Asamblea Legislativa por dentro: seriedad, aplausos y pañuelos verdes

Política

El presidente expuso durante 80 minutos en la apertura de sesiones ordinarias. Fue vitoreado por oficialismo y militantes en 62 ocasiones. Celebración por proyecto sobre interrupción voluntaria del embarazo, lucha por la soberanía de las islas Malvinas y fondos reservados para inteligencia, que recibieron algunos apoyos de la oposición.

Alberto Fernández abrió, este mediodía, el período de sesiones ordinarias en el Congreso para el corriente año. Durante la Asamblea Legislativa realizada en el recinto de Diputados, el Presidente describió “heridas profundas” de la Argentina, la situación “delicada” del país, e invocó al Papa Francisco y a la fraternidad para buscar un horizonte, pero no logró modificar la seriedad en los palcos empresarial y sindical por la falta de más definiciones económicas. Ni siquiera mencionó el demorado Presupuesto 2020 -se prorrogó el de 2019-, sino del de 2021.

Pese a ello, el jefe de Estado habló 80 minutos y fue vitoreado por oficialismo y militantes en 62 ocasiones. Los aplausos, en su gran mayoría, fueron dirigidos a estructuras burocráticas anunciadas como proyectos. Algunos opositores sí acompañaron de manera tibia cuando reiteró -como el 10 de diciembre pasado, cuando asumió- el envío de la reforma judicial, ante una gélida mirada del titular de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, con quien el Presidente se saludó al finalizar su discurso. Misma situación ocurrió al mencionar la desactivación del oscurantismo sobre fondos reservados de inteligencia.

Asamblea Legislativa Corte Suprema

El termómetro de lo lejos que se estuvo de hablar de economía lo dio el mayor éxito de Alberto Fernández durante este mediodía, cuando anunció la más que demorada ley de interrupción voluntaria del embarazo, donde se mezclan oficialistas y opositores, tanto por su aval como por su rechazo. Dos diputadas del kirchnerismo se ocuparon personalmente de repartir pañuelos verdes para acompañar esa lucha, e incluso una senadora se mostró con un abanico del mismo color que también se vio en un palco del segundo piso.

Alberto Fernández sí recibió un amplio guiño al insertar la discusión sobre la soberanía de las Islas Malvinas, un clásico de casi todos los gobiernos de turno. En los palcos del cuerpo diplomático lo escuchó inmutable el embajador del Reino Unido en la Argentina, Mark Kent. Quien se mostró más relajado en su banca y pese a la trifulca por el quorum K de la semana pasada en Diputados -donde se votó la modificación de jubilaciones de jueces y del servicio exterior- fue el designado embajador en Brasil, Daniel Scioli.

Previa y post

Los primeros en llegar al recinto de Diputados no fueron los legisladores, sino un grupo de intendentes liderados por el siempre activo kirchnerista Juan Zavaleta (Hurlingham). El empresariado, en tanto, se acomodó de la mano del jefe de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, quien se puso una corbata tras arribar al palco. Del otro lado de las galerías del primer piso se ocultó en el fondo el líder de Camioneros, Hugo Moyano.

CONGRES PALCO SINDICATOS.jpg
Asamblea Legislativa: el sindicalismo en el recinto.

Asamblea Legislativa: el sindicalismo en el recinto.

En ese piso también se vieron luego a referentes de Derechos Humanos; al conductor y presidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, junto a la titular de Aysa, Malena Galmarini, esposa del titular de la Cámara baja, Sergio Massa; y al experto en verbosidad kirchnerista y actual interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, Aníbal Fernández; entre otros. Unos metros más arriba se refugiaron los gremialistas Julio Piumato -judiciales- y Roberto Baradel -docentes bonaerenses de Suteba-; la jefa de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; y de la ANSeS, Alejandro Vanoli.

Los gobernadores tampoco faltaron a la cita. Omar Perotti (Santa Fe), en lupa nacional por la ola de homicidios de tinte narco en dicho distrito, arribó temprano al recinto y dialogó con legisladores oficialistas y opositores. También aprovechó su experiencia en el Congreso el jujeño Gerardo Morales -el más peronista de los radicales-, quien le dio un gran abrazo a Alberto Fernández al final de la Asamblea Legislativa. No obstante, el centro de atención y de consulta de los jefes provinciales fue, como en otras ocasiones, el peronista cordobés Juan Schiaretti. Metros atrás se ubicó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en modo discreto.

CONGRESO AXEL Y MAXIMO.jpg
Axel Kicillof y Máximo Kirchner en la previa a la Asamblea Legislativa.

Axel Kicillof y Máximo Kirchner en la previa a la Asamblea Legislativa.

Párrafo aparte para Axel Kicillof, quien saludó a casi todos los senadores y luego a gran parte de los diputados del Frente de Todos. Durante el discurso presidencial, se sentó al lado del expresidente y actual legislador Carlos Menem. También se sacó selfies con Máximo Kirchner. A la insólita situación que creó por la deuda de la provincia se le sumará, en las próximas semanas, el intento de “recuperar” fondos a través de la actualización del Fondo del Conurbano.

Dos veces se coreó “Alberto, presidente”. Los pañuelos verdes fueron retirados por las mismas legisladoras que los repartieron. El presidente volvió al recinto para sacarse una foto primero con Massa y luego con su pareja, Fabiola Yáñez, al finalizar su exposición. Los legisladores partieron rápido a buscar cámaras, comida y autos para recuperar parte del domingo. Las luces apagadas cortaron la charla de los ministros Eduardo de Pedro (Interior) y Gabriel Katopodis (Obras Públicas). Para las 13.30 ya no quedaba nadie más que personal técnico en el recinto.

A segundos de iniciado su discurso, Alberto Fernández dijo: “Necesito que la palabra recupere el valor que alguna vez tuvo entre nosotros. Al fin y al cabo, en una democracia, el valor de la palabra adquiere una relevancia singular. Los ciudadanos votan atendiendo las conductas y los dichos de sus dirigentes. Toda simulación en los actos o en los dichos, representa una estafa al conjunto social que honestamente me repugna”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario