19 de mayo 2005 - 00:00

"Es mucha la violencia que nos rodea y no queremos ver"

El director Juan Carlos Fontana explica que los horrores quecuenta «Slaughter» sirven para advertir que «convivimoscon una violencia que va a terminar por destruir la especiesi no nos preguntamos qué hacer con eso».
El director Juan Carlos Fontana explica que los horrores que cuenta «Slaughter» sirven para advertir que «convivimos con una violencia que va a terminar por destruir la especie si no nos preguntamos qué hacer con eso».
"Slaughter (Masacre)" es la primer obra de Sergio Blanco que se estrena en la Argentina. Su autor es un joven dramaturgo uruguayo, residente en París, varias veces premiado en su país de origen. Según el director, el también periodista Juan Carlos Fontana, «'Slaughter' es un thiller político, en donde pasan cosas muy terribles y dolorosas. Sus personajes son capaces de cometer los crímenes más repugnantes, pero como dice el autor, son en cierta en forma inocentes ya que simplemente reproducen la violencia de nuestra sociedad actual, donde siempre triunfa la ley del más fuerte». La obra se está exhibiendo en la sala Korinthio (Junín 380), los viernes a las 23, con un elenco integrado por Gustavo Comini, Cruz Zaikoski, Mariana Ciolfi y Santiago Ojea Quintana.

Periodista: «Slaughter»
ofrece un testimonio muy apocalíptico del mundo de hoy.

Juan Carlos Fontana: Así es, muestra una sociedad devastada. El protagonista es un soldado que peleó en la guerra del Golfo y padece un síndrome real provocado por el uranio que contenían algunas de las armas utilizadas. Muchos de esos soldados tuvieron hijos deformes, por eso en la obra la mujer hace cualquier cosa para evitar tenerlos. Ella trabaja como secretaria de un traficante de armas -quien mató a su propia hija en una orgía con otros empresarios- pero calla lo que sabe y trata de llevar una vida normal dentro del horror que la rodea. Entre otras cosas, se niega a admitir que su marido se ha convertido en una especie de asesino serial.

P.: ¿Qué sentido tiene mostrar esta serie de horrores?

J.C.F.: La obra no transmiteningún mensaje, sólo muestra la violencia que nos rodea y no queremos ver. Hay un estado de cosas con el que convivimos que va a terminar por destruir la especie si antes no nos preguntamos qué vamos a hacer con todo esto.


P.:
¿Y cómo muestra usted eso?

J.C.F.: El autor dice que «Slaughter» es una obra sobre el después de la guerra, cuando todo ha sido arrasado. Yo preferí optar por una propuesta más audaz, ambientar la sala como un espacio derruído, estrechamente relacionado con la memoria del barrio. El teatro está ubicado en la zona de Once, donde ocurrió el atentado a la AMIA y la tragedia de Cromañón, por eso me pareció muy importante rescatar ese contexto. Cuando el público ingrese a la sala va a ver una serie de despojos, sillones muy estropeados, heladeras en desuso... son como desechos de una civilización que tiene que convertirse en otra cosa porque lo que la sustentaba fue destruido.


Entrevista de Patricia Espinosa

Dejá tu comentario

Te puede interesar