Justicia pandémica: funcionamiento seguirá siendo remoto y digital para tribunales también durante 2021

Política

Se espera una Acordada de la Corte para febrero, pero se descarta "normalidad" previa. Diversas áreas coinciden en que no habrá cambios en el modo de trabajo (no se habilitará la presencialidad). Acompañarán a Ejecutivo. Dilema por transporte. Juicios mixtos, firma electrónica y refuerzo técnico.

El Poder Judicial retomará su actividad el próximo 1 de febrero sin mayores cambios respecto del nivel de presencialidad. Tras un año en el que fue incrementando el trabajo de acuerdo a los parámetros epidemiológicos, la Justicia seguirá funcionando esencialmente de manera remota, con guardias mínimas en cada uno de los edificios y sin presentaciones en formato papel. Mientras desde el gremio insistirán con mantener a los trabajadores activos desde sus casas, la Corte Suprema deberá definir la situación formalmente en una nueva acordada, lo que ocurriría recién los primeros días del mes que viene.

Según pudo relevar Ámbito, las distintas áreas del mundo tribunalicio coinciden en que no habrá grandes cambios en el año que comienza.

Desde el Consejo de la Magistratura descartan volver a la normalidad pre-pandemia. En ese sentido señalan que tal vez sea necesario reforzar el personal técnico para mejorar el sistema informático y evitar nuevos problemas de conectividad, lo que indica que no imaginan, por el momento, una decisión del Máximo Tribunal que lleve nuevamente a todos los empleados y empleadas, juezas, jueces, secretarios y funcionarios a la presencialidad en todo el país. Si bien cada distrito tiene su realidad sanitaria particular, la regla hasta el momento fue similar en todos los casos, basada siempre en los decretos del Poder Ejecutivo Nacional que fueron limitando la circulación y estableciendo las medidas de aislamiento y distanciamiento. En esa misma dirección iría la próxima etapa, al menos en el corto plazo.

PAG14-OK.JPG

“Las condiciones sanitarias no cambiaron y las dificultades edilicias siguen siendo las mismas”, aseguraron a este diario desde la Unión de Empleados de Justicia de la Nación. Falta de ventanas, oficinas pequeñas, problemas con el suministro de agua e insumos de higiene, aglomeramiento de gente, suelen ser moneda corriente en los edificios de los distintos fueros. En la última semana de enero, por ejemplo, se registraron setenta casos positivos de covid-19 entre integrantes del Poder Judicial. Si bien todos los contagios se dieron fuera de Tribunales -lo que es lógico en medio del receso de verano- es un indicador de la dificultad que implicaría un regreso a los lugares de trabajo, sobre todo si estos números se mantienen. Sin contar con la sobrecarga que significaría para el transporte público del AMBA las presencialidad plena.

En su última acordada, la Corte estableció la vuelta a los edificios de los propios cortesanos y sus secretarios y de los jueces y juezas de las diferentes Cámaras. Al mismo tiempo, cada fuero y cada juzgado establecieron sus propios mecanismos de trabajo, con casi todos los empleados en forma remota y guardias con turnos rotativos por semana para evitar los contagios. Según fuentes del máximo tribunal, los Supremos no se ven desde el último Acuerdo y aún no hablaron del tema. Todo indica que la definición formal vendrá los primeros días de febrero y mantendrán la lógica de seguir las indicaciones de la autoridad sanitaria y los decretos del Poder Ejecutivo, como ocurrió en todo el 2020.

Respecto del funcionamiento remoto de la actividad hasta el momento, la evaluación que hacen en Tribunales es mayormente positiva, incluso con las dificultades propias de una Justicia que venía muy atrasada en materia de digitalización. Un aspecto positivo, por ejemplo, fue la puesta en vigencia del expediente online. Era un reclamo histórico de los litigantes y la pandemia obligó a implementarlo. Lo mismo sucedió con las presentaciones que antes se hacían sólo por ventanilla y ahora pueden realizarse totalmente en forma digital.

Además, si bien la mayoría señala que haber perdido la presencialidad en los juicios orales fue algo negativo para los procesos, al menos se pudo avanzar en el desarrollo de los mismos en medio de la pandemia. Mirar a los ojos a un testigo, hacer objeciones rápido y repreguntar o cruzar a una de las partes son elementos que perdieron dinamismo con la modalidad virtual.

Como es habitual, por la sensibilidad de las causas y los involucrados, la mirada siempre está puesta en la Justicia Federal de Comodoro Py. Allí, el Coronavirus llevó a instaurar en todos los casos los juicios mixtos. Es decir, sólo magistrados, eventualmente un testigo y un secretario en las sala de audiencias y todas las partes en forma remota. Por ahora, nada de esto sufrirá mayores cambios. De hecho, ya hay fecha de reinicio de algunos de los procesos en marcha bajo esta misma modalidad, como el juicio de Vialidad, que se retomará el próximo 8 de febrero. El edificio de Retiro se desinfecta dos o tres veces por semana y sus pasillos están atípicamente vacíos. Una foto que no sufrirá mayores cambios en el año que comienza.

Dejá tu comentario